Primera página>Análisis

Un nuevo tipo de relaciones internacionales

2018-04-23 16:07:00 Source:China Hoy Author:JIANG SHIXUE
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

Con el crecimiento del poderío económico de China y de su influencia en los asuntos internacionales, las autoridades del país han presentado el plan chino para construir un nuevo tipo de relaciones internacionales. Tal plan, basado en la equidad y la justicia, propone dentro de las nuevas estrategias diplomáticas de la nación “estructurar una comunidad de destino de la humanidad y obtener ganancias compartidas”.

 

En ese contexto surgió la estructuración de la comunidad de destino común China-América Latina. El 18 de julio de 2014, cuando asistió al Encuentro de Líderes de China-América Latina y el Caribe celebrado en Brasilia, el presidente Xi Jinping pronunció un discurso titulado “Esforzarse por construir una comunidad de destino compartido para avanzar juntos”. “Aprovechemos la oportunidad para esforzarnos por crear una comunidad de destino compartido para avanzar cogidos de la mano, con un espíritu innovador y emprendedor, y abrir juntos un futuro más promisorio en las relaciones de China y América Latina y el Caribe”, dijo Xi.

 

12 de diciembre de 2017. Exposición de materiales pedagógicos en chino en la II Conferencia de los Institutos Confucio en Xi’an. Cnsphoto

 

La comunidad de destino de la humanidad

 

En septiembre de 2011, el libro blanco “Desarrollo pacífico de China”, publicado por el Gobierno, presentó el concepto de “comunidad de destino común”. El informe del XVIII Congreso Nacional del PCCh indicó: “Nos pronunciamos por fomentar en las relaciones internacionales el espíritu de igualdad y confianza mutuas, la inclusión, el aprendizaje recíproco, la cooperación de beneficios para todos, para defender conjuntamente la equidad y la justicia global. Por cooperación de beneficios para todos se entiende preconizar la concienciación sobre la comunidad de destino de la humanidad; tener en cuenta las preocupaciones razonables de otros mientras se defienden los intereses del propio país, y promover el desarrollo conjunto de todos los países en el proceso de procurar el desarrollo propio; establecer un nuevo tipo de relaciones de asociación para el desarrollo global más igualitarias y equilibradas; y mancomunar esfuerzos para superar las dificultades y compartir tanto los derechos como las responsabilidades, con miras a aumentar los intereses comunes de la humanidad”.

 

“En el mundo de hoy, la interconexión y la interdependencia han alcanzado un grado sin precedentes. Vivimos en una misma aldea global, en un mismo espacio y una misma época en la que convergen historia y realidad, para convertirnos en una comunidad de destino común en la cual yo te tengo a ti y tú me tienes a mí”. El 23 de marzo de 2013, en un discurso ofrecido en el Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú, Xi Jinping planteó por primera vez en el exterior el gran ideal de construir la comunidad de destino de la humanidad.

 

El 28 de septiembre de 2015, en la 70.ª Sesión de la Asamblea General de la ONU, Xi planteó los “cinco pilares importantes” de la comunidad de destino común para la humanidad: “(…) establecer asociaciones en las que los países se traten como iguales, lleven a cabo consultas conjuntas y demuestren la comprensión entre sí; establecer un marco de seguridad caracterizado por la equidad y la justicia, al que contribuyan y que compartan las naciones; buscar una perspectiva de desarrollo abierta, innovadora, inclusiva e impulsada por la cooperación de beneficio mutuo; abogar por un intercambio de civilizaciones con una armonía incluyente y tolerante frente a los diferentes puntos de vista; y construir un ecosistema en el cual prevalezcan la naturaleza y el desarrollo ecológico”.

 

El 18 de enero de 2017, en la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra, el presidente Xi pronunció su discurso “Construir una comunidad de destino común para la humanidad”, explicando otra vez dicha propuesta china.

 

En el informe presentado ante el XIX Congreso Nacional del PCCh dijo: “Exhortamos al pueblo de los diversos países a que, aunando nuestras voluntades y esfuerzos, construyamos una comunidad de destino de la humanidad, así como un mundo caracterizado por la paz duradera, la seguridad universal, la prosperidad de todos, la apertura y la inclusión, y la limpieza y la hermosura (…) el destino del mundo está en manos de cada uno de los pueblos de los diversos países y el porvenir de la humanidad depende de lo que elijan ellos. El pueblo chino está dispuesto a propulsar, junto con el pueblo de los demás países, la construcción de una comunidad de destino de la humanidad, para crear entre todos un hermoso futuro para ella”.
 
1 de diciembre de 2017. Algunos de los líderes de partidos extranjeros que participan en el Diálogo de Alto Nivel del PCCh con Partidos Políticos del Mundo visitan la Escuela del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) en Beijing. Cnsphoto

 

 

Comunidad de destino común China-América Latina

 

En el último decenio, las relaciones entre China y América Latina han alcanzado progresos considerables hasta llegar a la mejor etapa de desarrollo en su historia. China ha publicado dos documentos sobre la política hacia dicha región. Los dirigentes de alto nivel se visitan mutuamente con frecuencia. China ha establecido asociaciones de diferentes formas con 11 países latinoamericanos. El Partido Comunista de China (PCCh) mantiene buenos lazos de trabajo con la mayoría de los partidos latinoamericanos. Se ha promovido establemente la coordinación de las políticas en todos los ámbitos. Todo esto ha creado condiciones que permiten fortalecer el consenso político.

 

Las relaciones económicas y comerciales son la fuerza impulsora de las relaciones bilaterales. China se ha convertido en el primer socio comercial de muchos países latinoamericanos. Además del comercio tradicional de importación y exportación, las dos partes han comenzado una fructífera cooperación en recursos energéticos, construcción de infraestructura, agricultura, fabricación, innovación tecnológica y tecnología informática.

 

La comprensión mutua entre los pueblos es la base de las relaciones bilaterales. Con el avance de las relaciones políticas y comerciales, los intercambios culturales entre China y América Latina han aumentado continuamente. Los numerosos Institutos Confucio, las exposiciones artísticas, la edición de muchas obras literarias, el creciente flujo turístico, y el empuje de medios de comunicación como China Hoy, China Daily, la Cadena Global de Televisión de China en español, reflejan los deseos de profundizar los conocimientos entre ambos pueblos.

 

En resumen, como parte importante de las relaciones entre China y los países en desarrollo, las relaciones China-América Latina han entrado en una etapa de desarrollo omnidireccional, de múltiples niveles y con amplitud. Esta relación se centra en la confianza, el beneficio y el aprendizaje mutuos, y se corresponde con los intereses fundamentales de ambos pueblos, para ser un modelo de la cooperación Sur-Sur y una base sólida para la construcción de una comunidad de destino común China-América Latina.

 

La configuración del mundo está experimentando grandes cambios. América Latina, con varios países en desarrollo, es una fuerza necesaria para salvaguardar la paz y el desarrollo del mundo, y ha logrado éxitos reconocidos universalmente. Además, las relaciones entre China y América Latina se han desarrollado con rapidez. Ambas partes tienen deseos de promover las relaciones bilaterales y hacer contribuciones a la paz y el desarrollo del mundo. Por lo tanto, China y América Latina deben hacer activas exploraciones para encontrar formas y métodos apropiados para estructurar una comunidad de destino común, acumulando así experiencias para la construcción de la comunidad de destino de la humanidad.

 

Estructurar la comunidad de destino común

 

La comunidad de destino común China-América Latina no es un concepto vacío, sino un objetivo real de lucha. El objetivo son los “cinco pilares” que ha subrayado repetidamente el presidente Xi Jinping. En otras palabras, el contenido de la comunidad de destino común China-América Latina son los siguientes cinco aspectos.

 

En el campo político, sobre la base de la asociación estratégica integral, China y América Latina deben respetar mutuamente los intereses fundamentales y las principales preocupaciones. A través de las visitas de alto nivel y la coordinación de las políticas, se establecerán asociaciones en las que los países se traten como iguales, lleven a cabo consultas conjuntas y demuestren comprensión entre sí, para ser un modelo del nuevo tipo de relación Sur-Sur sin “conflictos, ni confrontaciones, de respeto mutuo y de cooperación con ganancias compartidas”.

 

En términos de seguridad, China y América Latina no constituyen una amenaza a la seguridad convencional mutua, lo que favorece la cooperación en seguridad no convencional. Ambos lados deben hacer contribuciones al establecimiento de un marco de seguridad caracterizado por la equidad, la justicia, la construcción conjunta, las ganancias compartidas, y fortalecer la cooperación en la gobernanza mundial frente a los problemas de seguridad no convencionales.

 

En el plano económico, China y América Latina deben insistir en la cooperación de beneficio mutuo, aprovechar plenamente los mecanismos de comunicación ya existentes, fortalecer la coordinación de las macropolíticas, defender las normas de la Organización Mundial del Comercio y apoyar el sistema multilateral de comercio abierto, transparente, inclusivo y no discriminatorio, contribuyendo así al desarrollo de una economía global abierta.

 

En el terreno de los intercambios culturales, China y América Latina deben conocer la importancia de la comprensión mutua entre los pueblos, y hacer más esfuerzos para profundizarla. Hay que hacer pleno uso de los mecanismos tradicionales de intercambios culturales y, por otro lado, aprovechar activamente los logros tecnológicos e informáticos para asumir audazmente métodos innovadores.

 

En cuanto a la protección del medio ambiente, China y América Latina deben heredar mejor los conceptos respetuosos al medio ambiente en sus sendas culturas, buscar activamente un modelo sostenible de producción y de vida, fortalecer la cooperación en la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU, coordinar la implementación del Acuerdo de París, y aprender mutuamente a explotar el camino del desarrollo civilizado, que conduzca a una producción desarrollada, una vida holgada y un buen entorno ecológico.

 

No hay duda de que las cinco áreas mencionadas son las formas y métodos para construir la comunidad de destino común China-América Latina.

 

 
 
*Jiang Shixue es profesor distinguido de la Universidad de Shanghai y director del Centro de Investigación de América Latina de dicha universidad.

 

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号