Primera página>Análisis

Hacia una reforma del sistema internacional

Source: Author:WANG LEI*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
Desde finales de 2014, la economía mundial viene recuperándose del grave impacto de la crisis financiera mundial. La comparación de fuerzas entre los países desarrollados y los en desarrollo tiende a ser más equilibrada. En este contexto, China, como la segunda economía más grande y el mayor país en desarrollo del mundo, propuso la Iniciativa de la Franja y la Ruta, que es una práctica innovadora para construir una economía mundial abierta y promover la reforma constructiva del sistema económico internacional.

 

Acoplamiento en vez de desvinculación

 

Desde las décadas de 1960 y 1970, los países en desarrollo que recién habían logrado su independencia, con el fin de cambiar su posición al margen del sistema económico internacional, fueron reforzando, además de la cooperación Sur-Sur dentro del marco de las Naciones Unidas, la unión con otros países en desarrollo. Ello permitió que se establecieran mecanismos de cooperación como el Movimiento de Países No Alineados, el Grupo de los 77 y el Consejo de Ayuda Mutua Económica, que tienen o tuvieron un carácter claro de club cerrado. Algunos países aún están convencidos de que solo con la desvinculación del sistema económico mundial podrán alcanzar un desarrollo. Además, con el surgimiento de un sentimiento de antiglobalización, algunos países desarrollados también se han inclinado hacia la desvinculación.

 

La Iniciativa de la Franja y la Ruta toma un camino totalmente diferente, que preconiza el acoplamiento efectivo de los participantes en las estrategias de desarrollo, la perspectiva de construcción y la planificación general. Se enfatiza el acoplamiento de estrategias tanto entre dos países como entre instituciones cooperativas regionales y organismos internacionales. La Organización de Cooperación de Shanghai, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ANSEA), el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), la Unión Europea (UE), la Unión Económica Euroasiática, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), la Organización de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud han expresado su gran apoyo a la Iniciativa de la Franja y la Ruta. La Unión Económica Euroasiática incluso ha llegado a firmar un acuerdo de acoplamiento. La Cooperación entre China y Europa Central y Oriental (Cooperación “16+1”) y el Foro China-CELAC también están promoviendo el acoplamiento estratégico bilateral dentro del marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

 

Desarrollo interno y global

 

Hoy en día, con la profundización de la globalización económica, ningún país puede ser aislado del sistema económico mundial. Todos somos parte integral de las cadenas de valor y de suministro global. Aunque algunos países, que carecen de visión de futuro, han adoptado medidas comerciales proteccionistas y exclusivistas, la Iniciativa de la Franja y la Ruta insiste en coordinar el desarrollo económico interno y global, lo que también está en consonancia con el concepto de gobernanza económica mundial seguido por China.

 

Tomando a nuestro país como ejemplo, China se ha integrado hoy profundamente en el mundo. El planteamiento de que “si el mundo está bien, China estará bien; si China está bien, el mundo estará mejor” ha sido corroborado por la práctica de la reforma y apertura durante los últimos años. El desarrollo de China se beneficia de un mundo abierto, inclusivo y cooperativo. La Iniciativa de la Franja y la Ruta es una combinación de la estrategia de apertura de China y la estrategia del desarrollo coordinado entre diversas regiones del país, un concepto que considera tanto la situación nacional como la internacional y aprovecha mejor los recursos nacionales e internacionales.

 

23 de noviembre de 2018. China ayuda a la construcción de instalaciones públicas en Beliatta, Sri Lanka. VCG

 

Mantener la globalización económica

 

Durante un largo periodo, los países desarrollados han desempeñado el papel de fuerzas propulsoras de la globalización económica y de proveedores principales de la inversión extranjera, así como de líderes en innovación tecnológica y defensores de la apertura del mercado. A lo largo de la historia, las tres olas de globalización económica se originaron básicamente en los países desarrollados, quienes han continuado impulsando la globalización al obtener enormes beneficios económicos de esta. Sin embargo, después de la crisis financiera mundial de 2008, el proteccionismo comercial y el exclusivismo han surgido de manera rápida en los principales países desarrollados, especialmente después de que el presidente Donald Trump asumiera el poder en Estados Unidos y el Reino Unido decidiera su salida de la UE. El nacionalismo económico e incluso el populismo se han expandido rápidamente. Algunas economías emergentes y países en desarrollo, a fin de protegerse a sí mismos, también están implementando de manera disfrazada el proteccionismo comercial mediante la restricción de controles y del mercado.

 

En este contexto se inició la construcción de la Franja y la Ruta, que busca establecer una plataforma abierta de cooperación para la comunicación de mercancías, servicios, fondos, informaciones, tecnologías y normas, así como impulsar la interconectividad de infraestructura entre países y regiones. La iniciativa preconiza un libre comercio más inclusivo, impulsa la liberalización y facilitación del comercio, defiende la posición fundamental del sistema de comercio multilateral, transparente y basado en reglas, con la OMC como su centro, y promueve la firma de todo tipo de tratados de libre comercio entre los participantes de la iniciativa.

 

Lo más innovador es que la Iniciativa de la Franja y la Ruta alienta a las economías capaces y dispuestas a establecer una cooperación en terceros mercados a unir recursos ventajosos y capacidades de desarrollo, a planificar, invertir y construir juntos en campos importantes (como la construcción de infraestructura y la explotación de recursos) y a ofrecer servicios de seguimiento. Con el principio de deliberación en común, construcción conjunta y codisfrute se logrará una ganancia compartida. En 2018, China y Japón firmaron un memorándum sobre cooperación en terceros mercados y celebraron el primer Foro de Cooperación en Terceros Mercados China-Japón, lo cual marcó un avance importante de la Iniciativa de la Franja y la Ruta en la construcción de una economía mundial abierta y la promoción de la globalización económica.

 

Hay que destacar que aunque la Franja y la Ruta está creando una plataforma de cooperación internacional abierta a todo el mundo, sus objetivos importantes residen en impulsar el desarrollo y cooperación mutua entre los países en desarrollo, aumentar la fuerza motriz para el desarrollo común y aumentar la ayuda a los países en desarrollo, especialmente a los países menos desarrollados, recortar la brecha de desarrollo entre el Sur y el Norte y promover el desarrollo mundial.

 

 
 
*Wang Lei es profesor asociado de la Escuela de Gestión de Gobierno de la Universidad Normal de Beijing, investigador de la Academia de Educación y Desarrollo Social de China, y director del Centro de Cooperación de los BRICS.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号