Primera página>Análisis

El socialismo con peculiaridades chinas

Source:China Hoy Author:NICOLÁS DAMIN*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

 

Hace unos años el mundo pudo leer traducciones a diversas lenguas del pensamiento del presidente Xi Jinping en una compilación titulada La gobernación y administración de China. Los líderes políticos, los profesores de las universidades y los interesados accedieron de forma directa a documentos que reflejan el clima de adaptación de China al nuevo escenario internacional, en el cual el país ocupa un mayor protagonismo. La obra también mostraba los elementos prioritarios del programa de gobierno del primer mandato de Xi: la reducción de la pobreza, el combate contra la contaminación y el desarrollo de regiones prioritarias en el oeste, centro, norte y sur del país.

 

Este segundo libro recopila, en 619 páginas, discursos, conversaciones, directivas y cartas del presidente Xi Jinping entre agosto de 2014 y septiembre de 2017, continuando lo publicado en el tomo primero para los años 2012 a 2014.

 

El cuerpo del libro se compone de 99 discursos divididos en 17 capítulos. Los temas centrales son una explicación sobre el socialismo con peculiaridades chinas y el interés de construir un orden mundial más equilibrado y pacífico, en el cual las naciones en desarrollo edifiquen infraestructura de conectividad para el comercio, las finanzas, la coordinación política y los intercambios entre personas. En ese sentido, la Iniciativa de la Franja y la Ruta y el concepto de la “comunidad de destino de la humanidad” tienen como objetivo forjar un estilo de cooperación internacional entre China y los restantes países. En el apartado sobre el rol de la diplomacia china, se postula la necesidad de un mayor compromiso chino en la búsqueda de soluciones globales, de sostenimiento de las instituciones internacionales como las Naciones Unidas y de apoyo a los países que sufren asimetrías por la globalización.

 

La portada de Xi Jinping: La gobernación y administración de China II.
El mandato de la ley

 

Xi, quien también es secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh), dedica una extensa parte del volumen a los asuntos de política interna. Por ejemplo, la búsqueda de una sociedad gobernada por la ley y la reforma y el fortalecimiento de la justicia están ligados a las medidas para atacar la corrupción. Por eso, en los capítulos sobre la disciplina y el gobierno del Partido y la búsqueda de la democracia socialista, “una sociedad moderadamente acomodada”, según sus palabras, se revela el corazón del programa para continuar el proceso de Reforma y Apertura iniciado por el pueblo chino y el PCCh hace 40 años.

 

El cambio tecnológico de la industria y la modernización de las fuerzas armadas son considerados decisivos para el cumplimiento del progreso pacífico en base a la ganancia mutua. La revolución de las telecomunicaciones e Internet destacan las capacidades técnicas chinas para protegerse y permitir el crecimiento de sus empresas.

 

Un punto importante es el de la internacionalización de las empresas chinas y de la economía. Por eso, el ajuste entre la política exterior, la profundización de la reforma, el rejuvenecimiento nacional con reafirmación cultural y los cambios internos devienen un programa partidario y de gobierno.

 

Los productos chinos ganan el gusto de los locales en la Feria de Regalos Argentina 2019.

 

Una visión latinoamericana

 

Desde la óptica de un lector latinoamericano, este libro permite formularse preguntas sobre el rol, los desafíos y las posibilidades regionales en este contexto internacional. Si ya está demostrado que un mundo equilibrado y pacífico es ganancia colectiva, América Latina puede aportar en foros internacionales iniciativas que la fortalezcan. Foros como China y CELAC sirven para la cooperación y coordinación de políticas multilaterales. Además, que el presidente de China proponga a sus empresas cuidar el medio ambiente mejorará sus inversiones en la región. Si China avanza con su apertura, permitirá que más productos latinoamericanos sean comercializados en China. Si China crece en la tecnología, se lograría ampliar proyectos como la Estación de Exploración del Espacio Profundo que se instaló en Neuquén o el telescopio radicado en San Juan (ambos en Argentina).

 

En su discurso por el 40.° aniversario del inicio de la Reforma y Apertura, Xi dijo que no hay un libro dorado que confirme el mejor camino para el desarrollo de los países. El presidente afirmó que cada nación debe encontrar su propio camino y tener sus propias reglas y métodos internos; asimismo, que ningún país debe imponer su gobierno a los otros. Esta consideración se liga a la explicación del libro sobre la política de “un país, dos sistemas” y la convergencia entre Hong Kong y el resto del país que está siendo reformada para cumplir con las expectativas de toda la nación china reunificada. Ningún país debe intervenir en el proceso de unión nacional y la unidad territorial debe ser respetada en todo el mundo.

 

El presidente Xi viajó a Buenos Aires y Argentina en dos oportunidades, en 2014 y 2018, con una visita de Estado posterior al encuentro de líderes del G20. En ese contexto, Argentina y China firmaron 37 acuerdos para expandir su Asociación Estratégica Integral anunciada entre 2014 y 2015. En esa ocasión, la amistad binacional abarcó la cooperación espacial, nuclear, ferroviaria, financiera, comercial, turística, deportiva, universitaria, entre otros tópicos. Complementar la ecuación comercial diversificando la producción, añadiendo valor agregado y permitiendo la construcción de infraestructura que mejore los costos logísticos es la mejor forma de cumplir los objetivos fijados por Xi en sus discursos.

 

La reducción de la pobreza es la tarea prioritaria, explica el mandatario, y nosotros estamos de acuerdo. Sin bienestar colectivo el desarrollo no tiene sentido. La mejora de la calidad de vida de los trabajadores rurales y urbanos y de la atención de los sistemas de salud es un desafío que debe figurar en las agendas. Xi lo comprende así y postula que es la tarea central del Estado y del Partido. Para eso manifiesta los avances para permitir el crecimiento de las minorías y de las regiones en las que viven. La Iniciativa de la Franja y la Ruta va en esa dirección y busca fortalecer la conexión del país con sus socios fronterizos, europeos, africanos y, recientemente, también latinoamericanos, dado que los países han firmado un memorando de adhesión o articulan políticas con esos programas.

 

Xi recuerda las lecciones de la historia. No ha sido simple para el pueblo chino alcanzar este nivel de desarrollo y los sacrificios para hacerlo han sido numerosos. Por eso destaca la modernización de las ideas y su adaptación para esta nueva era. El mundo se transforma y el corazón y las demandas de los chinos cambian. Sin embargo, los miedos a lo desconocido se multiplican y generan reacciones de xenofobia. Para evitar estos prejuicios tenemos que invertir nuestra energía en los intercambios a nivel de los pueblos.

 

Compartimos con el libro que es necesario un mayor conocimiento mutuo. Sin el aprendizaje en el nivel personal, es difícil que la cooperación política o económica funcione. Por eso, reforzar el trabajo en las universidades y en las escuelas de lenguas es vital para lograr los objetivos planteados.

 

 
 
*Nicolás Damin es sociólogo y doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires, en la cual es investigador del Centro de Estudios Argentina-China. Actualmente es fellow en el Instituto de Desarrollo de la Universidad Fudan en Shanghai.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号