Primera página>Economía

La tierra, un arma contra la pobreza

Source: Author:DANG XIAOFEI
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 
La provincia de Guizhou, una de las zonas más pobres de China, viene haciendo grandes esfuerzos para salir de la miseria. Con tal objetivo en la mira, una de sus ciudades, Anshun, está generando cada vez mayores ingresos económicos gracias al agroturismo, la cría ecológica y el cultivo a pedido. Dotada de un hermoso paisaje kárstico, Anshun se ha vuelto un ejemplo de cómo generar recursos en un corto tiempo.

 

Visitantes en el parque ecológico del poblado de Yaopu, en Anshun.

 

Agroturismo

 

A finales de otoño, bajo una lluvia intensa, nos dirigimos al parque ecológico del poblado de Yaopu, en Anshun, cuyo hermoso sendero de lotos tiene 6,7 km de longitud y cuenta con un área de 466 hectáreas de raíces de loto. El sendero atraviesa las aldeas de Anhu, Leikua y Yangchang. Yang Qingshan, subsecretario del comité del Partido Comunista de China del poblado de Yaopu, explica que este lugar fue elegido como sede del parque ecológico debido a que cada año recibe altos niveles de precipitaciones, lo que genera un ambiente idóneo para el cultivo del loto. De hecho, las ganancias que generan aquí las raíces del loto equivalen a las de tres temporadas de cultivo de arroz.

 

Las raíces de loto vienen mejorando los índices de empleo local. Hu Xinglong tiene 50 años de edad y forma parte de una familia de la aldea de Anhu que poco a poco lucha por superar la pobreza. Actualmente, Hu se dedica al cultivo del loto en el parque ecológico de Yaopu, donde gana entre 80 y 120 yuanes al día. El año pasado, sus ingresos fueron de 37.800 yuanes (unos 5400 dólares). “Como trabajo cerca de casa, puedo también cuidar de mi familia, eso me da mucha libertad”, menciona Hu, quien bromea al decir que la preocupación por ganar más dinero ha disminuido los conflictos en casa. “Ya no tenemos tiempo de pelear”, asegura. Así como Hu, muchos campesinos trabajan ahora en el parque ecológico, donde pueden ganar anualmente al menos 20.000 yuanes (2800 dólares).

 

Además, para maximizar el uso de la tierra, el parque ha adoptado un modelo que incluye también la cría de anguilas chinas, peces para acuarios, cangrejos de río, entre otras especies.

 

La industria del loto ha impulsado también el desarrollo del agroturismo. En el verano, cuando el loto está en pleno florecimiento, el parque ecológico se llena de visitantes. “El hermoso paisaje ha hecho que más de 100 familias se dediquen a los sectores de agroturismo y hostelería”, indica Yang Qingshan.

 

En lo que va de este año, el parque ecológico ha recibido ya un total de 500.000 personas. En 2017, cada aldea obtuvo un dividendo de 15.000 yuanes (2160 dólares) por los ingresos generados por el turismo, una industria que ha sacado de la pobreza a 297 personas de cinco aldeas vecinas.

 

Hasta el momento se han construido 12 km de rutas turísticas y 14 km de caminos de madera. Se han levantado tres puentes, un teleférico y una zona donde hacer rafting. Se está promoviendo también la construcción de más caminos de madera, de restaurantes acuáticos, de áreas de entretenimiento, etc. El apoyo al agroturismo se viene incrementando. Además, a través de la adquisición de tierras colectivas, la aldea de Yangchang ha construido tres concurridos “hoteles-cueva”.
La sala Houde es un buen lugar para relajarse.

 

 

Cría ecológica

 

La granja Jinji se encuentra en el distrito de Xixiu, en la ciudad de Anshun. Lo primero que se ve al llegar son las granjas de pollos. En medio de verdes colinas, los pollos andan libremente por la hierba y bajo los árboles, donde encuentran tranquilamente su comida.

 

“Dejamos a los pollos en medio de la naturaleza. Cada mañana de día brillante, los pollos pueden alimentarse libremente en las montañas y bosques. Los insectos, la hierba y las lombrices son su delicioso desayuno”, cuenta Jin Jie, gerente general de la granja Jinji, enfocada en la agricultura ecológica. “No usamos hormonas ni antibióticos”.

 

Este método de alimentación hace que la calidad de los huevos sea alta y que sus niveles de proteína sean mucho más elevados que el habitual. Más aún, la carne del pollo es fresca y tierna, y de mejor sabor. Todo ello ha servido para lanzar con éxito la marca “Qian Shantun”.

 

Con el fin de contribuir con la lucha contra la pobreza, la granja Jinji permite que los adultos mayores que tienen poca movilidad o cuya situación es especial realicen algún trabajo dentro de sus capacidades. Yu Tingzhen, quien procede de una familia pobre de la aldea de Datanghe, comenzó a trabajar allá en marzo de este año. “Mi responsabilidad es alimentar a los pollos, recoger los huevos y cortar la hierba todos los días. Puedo obtener al mes 2000 yuanes (290 dólares), lo cual me permite comprar aceite, sal y ayudar a cubrir nuestras necesidades diarias”, asegura. A sus 71 años de edad, Yu tiene un muy buen estado físico y un gran ánimo.
La granja Jinji se encuentra en el distrito de Xixiu.

 

 

Además de proporcionar puestos de trabajo, la granja Jinji también enseña a los campesinos a criar pollos, como una forma más de aumentar sus ingresos. Los cálculos indican que una familia que tenga 500 pollos percibe un ingreso anual de más de 20.000 yuanes (2800 dólares). El número de puntos de cría de pollo en ocho aldeas ha crecido de 15 a 21, lo que ha generado que 1091 familias salgan de la pobreza.

 

Los informes indican que la granja Jinji ha plantado 50 hectáreas de árboles frutales, ha instalado 150 villas destinadas a la cría de pollos, y cría anualmente 15.000 pollos de manera ecológica y 30.000 pollos de forma tradicional, además de producir 500.000 huevos. Todos estos productos son exportados principalmente a las ciudades de Guangzhou, Shanghai y Shenzhen, aunque la elevada demanda aún no es satisfecha.

 

Cultivo a pedido

 

Los huevos de la granja Jinji no solo se venden bien, sino que incluso los campesinos no se ven afectados cuando el precio cae, pues hay un precio de respaldo fijado por la empresa Lvye Fangtian. “No hay temor a las fluctuaciones del mercado”, asegura Jin Jie, gerente general de Jinji.

 

Jin explica que Lvye Fangtian es una empresa estatal que resuelve los problemas generados por el desequilibrio entre la producción y las ventas en el distrito de Xixiu. Su tarea principal es identificar de manera precisa la demanda del mercado y asesorar a los campesinos para una adecuada planificación de la producción. Esta medida ha significado un remedio para los campesinos, quienes desconocían qué productos tenían una alta demanda, y también para los comerciantes, quienes ahora ya pueden comprarles a los campesinos lo que el mercado requiere.
Los pollos se alimentan libremente en las montañas y bosques.

 

 
 

 

“Los pedidos se hacen según la demanda del mercado”, dice Wang Rongliang, subdirector general de Lvye Fangtian, quien impulsó la investigación de la demanda de productos en empresas locales, escuelas y supermercados. En 2017, la empresa vendió más de 10.000 toneladas de vegetales a través de la modalidad de pedidos, lo que llevó a que 4100 familias y más de 7400 campesinos incrementaran sus ingresos económicos.

 

Para asegurar los intereses, Lvye Fangtian adopta el método de “precio de mercado en temporada alta, precio de respaldo en temporada baja”, y cubre la diferencia cuando el precio de mercado es menor al de respaldo. En 2017, la empresa pagó a los campesinos un total de 1.987.000 yuanes (unos 283.857 dólares) por concepto de desastres naturales y fluctuaciones en el mercado. “Ahora ellos solo tienen que concentrarse en los cultivos. Las ventas y los ingresos ya no son motivo de preocupación”, asegura Wang Rongliang.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号