Primera página>Economía

Prudencia y estabilidad

Source: Author:XU HAO*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
En 2018, el PIB chino superó por primera vez los 90 billones de yuanes (aproximadamente 13,27 billones de dólares), un aumento del 6,6 % con respecto al año anterior. El desempeño económico del país se ha mantenido en un rango apropiado y ha alcanzado el objetivo de crecimiento.

 

El 21 de enero pasado, el Buró Nacional de Estadísticas (BNE) presentó el Informe del Desempeño Económico de China 2018. De acuerdo con cálculos preliminares, el PIB del año pasado fue de 90,03 billones de yuanes y, si se calculan a precios constantes, el PIB aumentó en un 6,6 % con respecto al año anterior, cumpliendo la meta prevista de un 6,5 % fijada a comienzos de 2018.

 

Después de superar los 80 billones de yuanes (unos 11,8 billones de dólares) en 2017, el PIB chino ha vuelto a subir a un nuevo nivel. “En general, la economía nacional continuó operando en un rango apropiado, con un crecimiento estable en general y una mejora en el rendimiento”, sostiene Ning Jizhe, subdirector de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (CNDR) y director del BNE.

 

 
23 de enero de 2019. Técnicos de la Compañía de Suministro de Electricidad del distrito de Tongshan, provincia de Hubei, examinan instalaciones fotovoltaicas.

 

La estabilidad es la prioridad

 

Según el BNE, el PIB chino en 2018 ocupó el segundo lugar en el mundo. “La economía china continúa con la tendencia de avanzar con estabilidad. La estabilidad, como una prioridad del trabajo económico de China, manifiesta la tenacidad y la resistencia de la economía nacional”, señala Zhang Liqun, investigador del Centro de Investigaciones para el Desarrollo del Consejo de Estado.

 

En términos de crecimiento económico, el PIB en 2018 subió un 6,6 % con respecto al año anterior a precios constantes, el mayor crecimiento entre las cinco economías más grandes del mundo. La tasa de contribución de China al crecimiento económico mundial llegó a cerca del 30 %, la mayor en el planeta. Teniendo en cuenta el PIB de 80 billones de yuanes del año anterior, una tasa de crecimiento del 6,6 % representa un incremento de casi 8 billones de yuanes (aproximadamente 1,18 billones de dólares).

 

En cuanto a sectores, el valor agregado en el sector primario fue de 6,47 billones de yuanes (954.000 millones de dólares), un aumento interanual del 3,5 %; el valor agregado en el sector secundario fue de 36,6 billones de yuanes (5,4 billones de dólares), un crecimiento del 5,8 %; y el valor agregado en el sector terciario fue de 46,96 billones de yuanes (6,92 billones de dólares), un incremento del 7,6 %. La parte del sector terciario en el PIB se situó en el 52,2 % y la tasa de contribución del consumo en el crecimiento económico del país fue del 76,2 %.

 

Las exportaciones e importaciones de mercancías totalizaron unos 30,5 billones de yuanes (4,5 billones de dólares), un aumento interanual del 9,7 %. El volumen total del comercio superó por primera vez los 30 billones de yuanes (4,42 billones de dólares), manteniéndose como el número uno del mundo. Asimismo, se logró el objetivo de aumentar el volumen comercial, optimizar la estructura y buscar un progreso basado en la estabilidad. Las reservas de divisas están por encima de los 3 billones de dólares y el tipo de cambio del yuan (RMB) es esencialmente estable.

 

La estabilidad del desempeño económico de China también se refleja en los indicadores relacionados con la vida del pueblo, tales como los precios, el empleo y los ingresos.

 

En términos del empleo y los ingresos, en todo el año se crearon 13,61 millones de nuevos puestos de trabajo en ciudades y poblados, un aumento de 100.000 con respecto al año anterior. La tasa de desempleo urbano registrado de 2018 fue de entre un 4,8 % y un 5,1 %, un porcentaje inferior al 5,5 % previsto a principios del año pasado. En los primeros 11 meses de 2018, los ingresos fiscales nacionales aumentaron en un 6,5 % y la tasa de incremento de ganancias de las empresas industriales de una escala superior a la requerida registró un 11,8 %.

 

Los ingresos per cápita disponibles de la población nacional en 2018 fueron de 28.228 yuanes (4163 dólares), un aumento interanual del 8,7 %, el cual fue un incremento real del 6,5 % después de deducir el factor de precios, un porcentaje más alto que la tasa de crecimiento del PIB per cápita, y que básicamente sigue el ritmo del crecimiento económico. Los ingresos per cápita disponibles de los residentes urbanos fueron de 39.251 yuanes (5789 dólares), un ascenso del 7,8 % con respecto al año anterior, el cual fue un incremento real del 5,6 % después de deducir el factor de precios; y los ingresos per cápita disponibles de los residentes rurales fueron de 14.617 yuanes (2156 dólares), un crecimiento interanual del 8,8 % y un aumento real del 6,6 %.

 

Una trabajadora supervisa la producción de fundas para teléfonos móviles Xiaomi, operada por un brazo robótico inteligente, en la ciudad de Shishi, provincia de Fujian.

 

Progreso en tres aspectos

 

Si la estabilidad es demostrada por los macrodatos, el progreso se refleja principalmente en tres aspectos, señala Zhang Liqun.

 

En primer lugar, la estructura económica viene reajustándose y optimizándose, y en particular la industria manufacturera ha mostrado una tendencia de mejora. El año pasado, el valor agregado de la industria manufacturera de altas tecnologías aumentó en un 11,7 %, y el valor agregado de la industria manufacturera de equipos continuó creciendo con más velocidad que el del sector industrial. “Se están desarrollando nuevos productos y nuevas modalidades. La producción de vehículos de nueva energía, fibras ópticas y dispositivos inteligentes ha aumentado sustancialmente. Los proyectos y las investigaciones científicas y tecnológicas importantes han logrado nuevos avances”, apunta Zhang Liqun.

 

En segundo lugar, la reforma y apertura se ha profundizado aún más. El Banco Mundial publicó un informe sobre el entorno empresarial en 190 países y regiones del mundo en 2019. China ocupó el puesto 46 entre 190 economías, una escalada significativa de 32 puestos con respecto al año anterior. Nuestro país ha logrado resultados notables en la mejora del sistema de protección de los derechos de propiedad, la reforma del sistema de comercialización de la asignación de factores y la reforma del sistema fiscal y tributario. Al mismo tiempo, la apertura al mundo también se está profundizando; por ejemplo, las zonas de libre comercio continúan aumentando y Hainan ha comenzado a construir un puerto libre internacional.

 

En tercer lugar, las “tres batallas” que libra el Gobierno han tenido grandes progresos. Por ejemplo, en cuanto a la lucha contra la pobreza, en 2018 la población pobre de las zonas rurales disminuyó en más de 10 millones de personas, 2,8 millones han sido reubicadas con éxito y 280 distritos han logrado quitarse el sambenito de “distrito pobre”. En cuanto a la prevención y eliminación de la contaminación, en 338 ciudades de nivel prefectoral o superior el número promedio de días de buena calidad del aire aumentó en un 1,3 %, en comparación con el año anterior.

 

23 de enero de 2019. Cursillo de capacitación de artesanos en la prefectura autónoma miao y dong de Qiandongnan, provincia de Guizhou. Fotos de Cnsphoto

 

El apoyo de los datos

 

Algunas instituciones y medios de comunicación del extranjero creen que el crecimiento económico real de China es de solo 4,1 % o incluso menor.

 

En opinión de Zhang Liqun, no vale la pena refutar este argumento. “Si se compara con los países desarrollados, el 6 % es un crecimiento muy alto, pero el caso de China es diferente. De hecho, la economía china estuvo creciendo a una tasa de más del 8 % por muchos años, y ahora está por debajo del 7 %. Es cierto que se han manifestado algunas dificultades y problemas, pero el aspecto fundamental de la economía china sigue siendo muy bueno”. La estadística del volumen global de la economía y el crecimiento del PIB de China son tangibles y se reflejan en la vida de la gente.

 

A principios de enero, el Banco Mundial lanzó su informe sobre las perspectivas económicas globales, en el que se estima que la economía de China creció un 6,5 % en 2018, mientras que las estimaciones del Fondo Monetario Internacional y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos vacilan entre un 6,5 % y 6,6 %. “Los cálculos de estas organizaciones internacionales pueden ser más indicativos y persuasivos”, dice Meng Wei, portavoz de la CNDR. “El desarrollo de China aún se encuentra en la importante etapa de oportunidades estratégicas. Nuestra economía es completamente capaz de mantener el crecimiento dentro de un rango apropiado”.

 

“Al mismo tiempo, debemos tener en cuenta de que el ambiente externo es complicado y severo, la economía enfrenta una presión a la desaceleración y los problemas deben resolverse de manera específica”, advierte Ning Jizhe.

 

Zhang Liqun indica que una desaceleración de la economía es la situación que China enfrenta en 2019, la cual se refleja principalmente en la desaceleración del aumento de la demanda del mercado y del crecimiento de la inversión, y en la disminución de las exportaciones. “Por lo tanto, en 2019 debemos centrarnos en estimular la demanda interna, estabilizar la demanda agregada y aumentar la inversión efectiva”. Zhang Liqun cree que las políticas macroeconómicas deben fortalecer el ajuste anticíclico y continuar implementando una política fiscal proactiva y una política monetaria prudente.

 

 
 
*Xu Hao es periodista de China Report.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号