Primera página>Economía

Tecnología ecológica alemana en China

Source: Author:VERENA MENZEL
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
Las experiencias en el uso de tecnologías en casas pasivas de Alemania y Europa son utilizadas en el norte de China.

 

Un proverbio alemán dice: “La amistad termina con el dinero”. Este dicho también se aplica a otras áreas de la sociedad, por ejemplo, la protección del medio ambiente. Aunque la tecnología ecológica es cada vez más sofisticada en todo el mundo, su costo es generalmente elevado. Y cuando se trata de la situación financiera de las empresas y los consumidores, es decir, las ganancias de la empresa, los precios de compra y los impuestos fiscales, la “amistad” para la protección ambiental termina rápidamente.

 

En el caso de China, que siga siendo predominantemente dependiente de Occidente en productos y conocimientos de tecnología ecológica dificulta la situación. En cuanto a productos y conocimientos técnicos, las compañías foráneas demandan altos precios y con razón, teniendo en cuenta los elevados gastos hechos en I+D a lo largo de los años. Este dilema también ha existido por largo tiempo con el auge del sector de la construcción residencial en China. Pero es precisamente en este aspecto donde se observa el comienzo de un cambio en el proceso ecológico y la cooperación internacional es uno de los factores clave que impulsan este cambio.

 

Esta tendencia se refleja especialmente en la tecnología de la casa pasiva (passivhaus, en alemán). Desde hace años la construcción de viviendas con bajos estándares de consumo energético, Passivhaus de Alemania, viene ganando popularidad en China. El éxito de sus tecnologías demuestra la cooperación ventajosa entre China y Occidente, y los beneficios para cada uno, no solo para las empresas sino también para los consumidores, los seres humanos y el medio ambiente.

 

Octubre de 2018. Nicole Pillen, de la Agencia de Energía de Alemania, en la 17.a Exposición Internacional de la Industria de Vivienda y la Industrialización de Productos y Equipos de Edificios de China, celebrada en Beijing.

 

Modelo alemán aplicable en China

 

Para comprender mejor el concepto de la tecnología de la casa pasiva, viajamos aproximadamente 40 minutos en autobús a las afueras de Beijing. Allí, al norte de la ciudad, en una zona aparentemente rural, se construyó el primer proyecto de ese tipo de viviendas en la capital china en octubre de 2017. Llamado “New Shaling”, la aldea fue levantada con la ayuda de expertos y compañías alemanas utilizando tecnología y técnicas de ese país europeo.

 

Los habitantes de una aldea cercana, que vivían en un área afectada por deslizamientos de tierra cuando había tormentas, se mudaron a las 36 casas de dos pisos. “Con la implementación de este proyecto, no solamente logramos reubicar a los residentes que vivían en condiciones peligrosas, sino también reducimos el consumo de energía y los gastos fijos anuales de los aldeanos", dice Zhang Xiaoling, ingeniero experimentado y director de la compañía que llevó a cabo este proyecto, el Centro de Certificación Kang-Ju de Beijing del Centro de Ciencia, Tecnología y Desarrollo de la Industrialización.

 

La primera casa pasiva del mundo fue construida en 1991 en la ciudad alemana de Darmstadt. En realidad no es un nuevo método de construcción, sino un nuevo estándar, que impone exigencias especiales de arquitectura y tecnología con un impacto en el medio ambiente. También por medio de la reconstrucción y renovaciones adecuadas se pueden convertir las residencias existentes en casas pasivas. La característica especial de estos edificios es que la mayor parte de la demanda de calefacción está cubierta por fuentes de energía “pasivas”, como la radiación solar o el calor irradiado por personas y equipos electrodomésticos de la casa. El concepto de la casa pasiva se refiere a una construcción con un consumo energético muy bajo, que da como resultado bajos gastos energéticos.

 

División entre el norte y el sur en tecnología ecológica

 

“New Shaling” puede ser el primer asentamiento de casas pasivas en Beijing. Sin embargo, este tipo de residencias ya no son una novedad en China según Nicole Pillen, directora adjunta de la División de Edificios Eficientes en Energía y directora del Departamento de Cooperación Internacional de la Agencia de Energía de Alemania.

 

Pillen viajó a Beijing para participar en la 17.º Exposición Internacional de la Industria de la Vivienda y la Industrialización de Productos y Equipos de Edificios de China (CIEHI, siglas en inglés), celebrada del 11 al 13 de octubre de 2018.

 

"Hace diez años, la parte china empezó a cooperar con nosotros particularmente en el área de edificios altamente eficientes, un área en la que Alemania ha acumulado mucha experiencia gracias al proceso de la transición energética en el sector de construcción en los últimos 20 años. Ambas partes acordamos la implementación de la tecnología de casa pasiva y lanzar proyectos piloto en China con el fin de introducir un estándar de residencia de eficiencia energética. Como resultado, los proyectos exitosos han promovido la aplicación de esta tecnología en China y la palabra casa pasiva es cada vez más popular", señala Pillen.

 

Explica que en el norte de China, Beijing y la provincia de Hebei, por ejemplo, la experiencia y las soluciones técnicas de Alemania y Europa pueden ser aplicadas idénticamente debido a condiciones climáticas similares. Sin embargo, en otras zonas, como el sur del país, caracterizado por veranos húmedos y calurosos, se requiere la cooperación de colegas chinos experimentados.

 

"Carecemos de la experiencia en el campo de la construcción eficiente en energía de Europa. Los ingenieros alemanes pueden ofrecer definitivamente su ayuda, sin embargo el ímpetu decisivo debe venir al final de la parte china", agrega Zhang Xiaoling. La fuerte iniciativa de la parte china se refleja en el progreso considerable entre ingenieros alemanes y chinos en los últimos años en la introducción de la tecnología de casas pasivas en China.

 

Bajo el patrocinio del Instituto de Casas Pasivas de Darmstadt, la institución que certifica oficialmente que la tecnología cumpla con el estándar, se realizaron estudios en nueve ciudades chinas situadas en cinco zonas climáticas diferentes, incluidas las metrópolis del sur, Shanghai y Guangzhou. "Fuimos capaces de demostrar que las casas pasivas pueden ser construidas en diversas zonas climáticas", apunta Chen Shoukong, representante de China del Instituto de Casas Pasivas de Darmstadt (ICPD) al resumir los resultados del estudio. Enfatiza que la aplicación exitosa de esta tecnología, especialmente en el sur de China, es una gran oportunidad para promover el desarrollo urbano ecológico en el futuro.

 

"En Shanghai todavía se usa una gran cantidad de electricidad para la calefacción en invierno, lo cual es muy costoso. Luego, en verano, los gastos de energía son altos porque se usa el aire acondicionado debido al calor excesivo y la alta humedad en las habitaciones. Todo ello puede ser fácilmente regulado con el uso de la tecnología de la casa pasiva. Por lo tanto, en el futuro, esperamos poder convencer a más gente en el sur de China para que apliquen este método de construcción respetuoso con el medio ambiente", menciona Chen.
La aldea New Shaling, en las afueras de Beijing, fue levantada con la ayuda de empresas y expertos alemanes.

 

 

La competencia promueve negocios

 

Muchos materiales usados en la construcción de residencias ecológicas en China son importados o fabricados en el país por empresas foráneas en cooperación con socios chinos, por lo que en los primeros años las compañías extranjeras dominaban este mercado. Sin embargo, según Chen, cada vez más compañías chinas han obtenido la certificación de sus productos para el estándar de casas pasivas del ICPD. El señor Chen se alegra de este desarrollo: "La experiencia ha demostrado que la fuerte competencia en el mercado chino ha contribuido a la reducción de forma rápida de los precios. Eso es bueno porque hace que las casas pasivas sean más baratas y populares. Solo cuando la tecnología de casas pasivas se use ampliamente, se producirá un impacto positivo en el medio ambiente”.

 

Nicole Pillen también cree que el creciente número de competidores chinos en tecnología de construcción ecológica no constituye una amenaza para las compañías alemanas que disfrutan de una porción en el creciente mercado en el futuro: "Es cierto que actualmente hay más empresas chinas que cumplen con el estándar y compiten con proveedores europeos, pero la demanda es mucho mayor que la de hace unos años".

 

Las oportunidades del desarrollo ecológico

 

Pillen no puede estar de acuerdo con las preocupaciones en Occidente sobre la copia extensa de conocimientos técnicos en el desarrollo urbano ecológico: “En el sector de la construcción, no se puede copiar simplemente la tecnología. Los arquitectos, planificadores y constructores en el sitio de construcción tienen que adquirir sus conocimientos tras muchos años de experiencia y trabajo duro. No fue en vano que nos costara 10 años llegar a donde estamos hoy en el sector de las casas pasivas en China".

 

Los representantes de la compañía alemana que viajaron a Beijing para la exposición del CIEHI también coinciden con el punto de vista de Pillen. Liu Bin, representante en jefe de las operaciones en China del fabricante alemán líder en puertas y ventanas UNILUX y gerente general del fabricante de láminas Bosig de Alemania, productos que cumplen con el estándar de casas pasivas, expresó: "Como compañía, por supuesto, siempre estamos preocupados por proteger nuestra tecnología y conocimientos, pero no nos preocupamos de la competencia china porque estamos convencidos de la calidad de nuestros productos". Cree que para UNILUX y Bosig, el creciente mercado de la tecnología de construcción ecológica en China es más una gran oportunidad que una competencia.

 

Andreas Lehmann, director de Lunos Lüftungstechnik GmbH, empresa que también produce sistemas de aire acondicionado interior para casas pasivas, enfatiza el gran potencial del mercado chino. "Puedo entender las preocupaciones de las empresas extranjeras sobre la protección de sus conocimientos, pero hasta ahora no hemos tenido malas experiencias aquí en China".

 

Perspectivas futuras

 

En los próximos años, Lehmann y su compañía esperan ver avances positivos en la cooperación empresarial entre Alemania y China en el campo de la tecnología de la construcción ecológica. “En las próximas décadas el mercado chino crecerá drásticamente. Con el valor agregado puro que proviene de Alemania, nuestra compañía no es sostenible con su modelo de negocios. En Alemania ya estamos en el límite de nuestros recursos de producción. Las franquicias y asociaciones con empresas chinas son, por lo tanto, importantes para producir para el mercado chino con las capacidades disponibles locales", agrega el alemán.

 

Nicole Pillen añade que el mercado chino está tan avanzado que las empresas alemanas con sede en el país asiático ya puedan llevar una pieza de poder innovador a casa. "Actualmente, China tiene un gran número de nuevas empresas en todo el sector de la transformación del sistema energético, hecho que demuestra lo que se puede lograr en este campo. Hay muchas cosas que los alemanes podemos estudiar", afirma. En este aspecto existen muchas oportunidades para la cooperación chino-alemana en los años venideros.

 

Por último y no menos importante, el Gobierno chino también está ayudando a promover el desarrollo ecológico en el país estableciendo prácticas adecuadas. La construcción de residencias amigables con el medio ambiente en las afueras de Beijing, por ejemplo, recibió subsidios gubernamentales. Además, la capital china ya ha dado luz verde para la construcción de casas pasivas y planea completar un área total de construcción de 500.000 m2 en los próximos años, incluidos edificios de oficinas, residencias, guarderías infantiles y escuelas.

 

También hay planes para continuar la actualización de los edificios existentes con el estándar de casas pasivas. Por lo tanto, es probable que el desarrollo urbano ecológico en China logre un gran desarrollo en los próximos años, y ello significa una cooperación entre Alemania y China en cierto sentido.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号