Primera página>Turismo

Una vibrante vista de agua y color

Source: Author:JIAO FENG*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 
Ubicado en la prefectura autónoma tibetana y de la etnia qiang de Aba, en la provincia de Sichuan, el Valle de Jiuzhai ( Jiuzhaigou en chino) se extiende por más de 50 km hasta la Cuenca de Sichuan en la Meseta Tibetana. El Valle de Jiuzhai, literalmente traducido como el “valle de las nueve aldeas”, obtuvo su nombre porque en él, en efecto, hay nueve aldeas tibetanas. Desde una vista aérea se aprecia que consta de tres valles: el Valle de Zechawa, el Valle de Rize y el Valle de Shuzheng, los que toman una forma de “Y” que conecta las principales áreas escénicas de la zona. Los claros lagos montañosos, las espectaculares cascadas, los coloridos bosques, los picos nevados, el hielo turquesa y la cultura tibetana local hacen del lugar una atracción turística única.

 

El Valle de Jiuzhai fue designado Patrimonio de la Humanidad, parque geológico nacional y reserva natural nacional. La región es el hogar de 18 especies animales protegidas, que incluyen al panda gigante y al langur chato dorado. Además, el hábitat natural es el hogar de 74 especies de plantas nacionalmente protegidas, como el gingko y el taxus chinensis. Asimismo, hay una gran variedad de fósiles, restos de un antiguo glaciar y muchos más atractivos que le dan al valle un alto valor en los campos de protección ecológica, investigación científica y turismo escénico.

 

A pesar de que el Lago de Cinco Flores sufrió un trágico terremoto de 8,8 grados en la escala de Richter en 2017, al cabo de un año la belleza natural volvió a su estado original, pareciéndose a un zafiro en medio del bosque.

 

Riqueza en flora y fauna

 

La Reserva Natural del Valle de Jiuzhai posee profundos barrancos. Existe una vasta disparidad en elevación entre sus dos extremos: el borde septentrional es de más baja altitud, la región central alcanza los 4000 metros y el borde meridional supera los 4500 metros, con picos cubiertos de nieve durante casi todo el año. La región posee un clima húmedo de meseta alta y los bosques cubren el 80 % de la región. Por miles de años, el Valle de Jiuzhai estuvo escondido en el corazón de la elevada cordillera Minshan y, como resultado, el pueblo tibetano local estuvo casi completamente aislado del resto del mundo, con un estilo de vida autosuficiente dedicado a la agricultura y la ganadería. En consecuencia, la primitiva ecología de la región ha estado bien preservada. En 1978, el Valle de Jiuzhai fue designado por el Consejo de Estado como reserva escénica protegida, con 620 km2 bajo protección, convirtiéndose en la primera reserva natural china enfocada en la protección del paisaje natural.

 

La Reserva Natural del Valle de Jiuzhai es la región y el corredor centrales de la población del panda gigante en la cordillera Minshan. Con su ecosistema natural tradicional, es un área clave en China para la protección de la biodiversidad. Además de ser el hogar del panda gigante y del langur chato dorado, posee muchas otras especies animales únicas en China, como el ciervo de labios blancos, el monal coliverde y otras especies nacionalmente protegidas como el leopardo de las nieves y el panda rojo. Según estudios realizados, plantas exóticas como el hongo oruga chino, la saussurea involucrata y el bulbus dritillariaea cirrhosae también pueden ser encontradas en la reserva natural.

 

Un mundo acuático colorido

 

El agua es el espíritu del Valle de Jiuzhai con sus coloridos lagos, estanques, ríos y cascadas. El agua de los lagos y estanques es de un color verde orquídea todo el año, revelando preciosos lechos lacustres.

 

Hace más de 400 millones de años, la región del Valle de Jiuzhai era un mar poco profundo, volviéndolo un lugar ideal para el apareamiento de diversas especies prehistóricas. Sin embargo, con el paso de tiempo, muchas formas de vida se extinguieron, dejando atrás esqueletos y restos acumulados, los cuales se convirtieron después en depósitos de calcio. Posteriormente, como resultado de movimientos en la corteza, el fondo marino se levantó y se convirtió en la meseta que vemos hoy.

 

Hay un total de 108 lagos en la Reserva Natural del Valle de Jiuzhai. Como resultado del carbonato de calcio, cada uno de estos lagos exhibe encantadores despliegues de color, como azul, verde oscuro o cristal claro. Incluso si el agua es verde, bajo distintas luces, asombrosos despliegues de distintos tonos de verde azulado, azul y amarillo anaranjado pueden verse en los lagos.

 

Uno de los principales cuerpos de agua en el valle, así como el más famoso y el más bello, es el Lago de Cinco Flores. Los visitantes pueden observar un despliegue de color amarillo, verde oscuro, azul oscuro, azul marino y muchos más. Este despliegue de colores convierte al lago en uno de los puntos más destacados de la Reserva Natural del Valle de Jiuzhai.

 

Otro lago es el Lago Centelleante. Rodeado por densos bosques, su superficie era tan clara y apacible que se asemejaba a un espejo. Cada mañana, después de que la niebla se disipaba, el reflejo de la luz del sol sobre la superficie del agua surgía como una tierra de luces deslumbrantes, todas centelleando al mismo tiempo. De ahí su nombre de Lago Centelleante. El área fue afectada por un terremoto de 7 grados en la escala de Richter el 8 de agosto de 2017. Después del sismo, el Lago Centelleante nunca se recobró: la enorme grieta de unos 15 metros de profundidad que dejó esta catástrofe ocasionó que el lago se secara y el lecho quedase expuesto.

 

Además de los coloridos lagos y estanques, el Valle de Jiuzhai es también un reino de cascadas, con espectaculares vistas de agua saliendo de bosques selváticos. La Cascada de Nuorilang es la más ancha de China, con agua saliendo sobre las altas e imponentes rocas verdes, dándole la apariencia de una Vía Láctea. Durante el otoño, las cascadas envueltas de niebla forman una magnífica obra de arte de gigantescas proporciones.

 

El paisaje del valle es magnífico en invierno, cuando se congelan la mayoría de las cascadas, formando una gran variedad de cascadas glaciares. Algunas de ellas poseen coloridos tonos de azul, dándoles el nombre de “hielo azul”. Las impresionantes cascadas glaciares de color azul colgando de los precipicios masivos son esculturas de hielo del mundo natural, las que muestran una colección de belleza natural verdosa y azulada que ningún espectador olvidará.
Durante el Festival de Risang, los pobladores del Valle de Jiuzhai caminan en grupos alrededor del

 

templo local, haciendo girar las ruedas de oración para pedir bendiciones.

 

 

Bosques encantados y montañas nevadas

 

Además del agua, las montañas del Valle de Jiuzhai también son bastante coloridas. Con el cambio de las estaciones, los más de 20 km2 de bosques primarios presentan una variedad de características, incluyendo más de 2000 tipos de plantas y flores silvestres. El otoño es la estación más hermosa en el valle.

 

Cada año, durante los meses de otoño, la vasta área de los bosques se viste con su mejor atuendo, transformando la reserva en un océano de colores. Desde el fondo del valle hasta lo alto de las montañas, hojas coloridas dan vida al bosque con manchas rojas, verdes y amarillas.

 

Hay tres famosos picos montañosos en el Valle de Jiuzhai: el monte Wonuosemo, el monte Dage y el monte Zhayizhaga. La montaña sagrada de Zhayizhaga, el pico más alto en la reserva, está localizada en las lejanas profundidades de Zharugou en el lado oriental y pertenece al área central de la Reserva Natural del Valle de Jiuzhai. La gente local la considera sagrada y recibe el nombre de “señor de todas las montañas”.

 

Al ser la más venerada en la reserva, la montaña Zhayizhaga atrae multitudes de peregrinos todos los años. Acoge un peregrinaje mensual el decimoquinto día de cada ciclo lunar y el festival machi el decimoquinto día del tercer mes lunar. Los fieles se mueven en grupos, algunos a caballo y otros a pie alrededor de la montaña sagrada en sentido antihorario, rezando a Buda por bendiciones.

 

Cultura tibetana local

 

Históricamente, el Valle de Jiuzhai ha sido un gran corredor de integración étnica. Por un lado, el pueblo tibetano mantiene sus tradiciones culturales únicas, mientras convive en armonía con las circundantes etnias qiang, hui y han, influenciándose culturalmente entre sí y formando un ambiente culturalmente diverso.

 

Los ancestros del Valle de Jiuzhai originalmente migraron desde la remota región de Ngari en el Tíbet, y sus descendientes han habitado en el valle por muchas generaciones, de ahí que mantengan gran parte de sus tradiciones en la actualidad.

 

La aldea de Shuzheng es la más extensa y próspera de las nueve aldeas tibetanas en el Valle de Jiuzhai. Está representada por la más grande de las nueve pagodas blancas construidas a la entrada del Valle de Jiuzhai. Estas pagodas simbolizan la unidad de las aldeas.

 

Dentro de la aldea de Shuzheng, las casas son una muestra de las decoraciones tradicionales tibetanas llenas de hermosas artesanías y utensilios del día a día, y una mesa siempre con vino y comida deliciosa. Ataviados en sus vestimentas tibetanas, hombres jóvenes y hermosas mujeres entusiastamente dan a conocer sus costumbres y cultura a los visitantes.
Colores otoñales en el Valle de Jiuzhai en Aba, provincia de Sichuan. Fotos de VCG

 

 

 
Viajes y alojamiento

 

Consejos de viaje: Debido a la altitud de la región del Valle de Jiuzhai, los deportes vigorosos y el consumo excesivo de alcohol no son recomendados. Se les aconseja a los visitantes consumir más frutas y verduras. Asimismo, es recomendable que lleven consigo sus medicamentos regulares, y de ser posible pequeños cilindros de oxígeno. Para los ancianos, los que afrontan una salud débil o los que sufren de hipertensión, enfermedades coronarias u otras enfermedades cardiacas, viajar a la reserva no es recomendado. Los visitantes deben protegerse de los fuertes rayos ultravioleta en las tierras altas durante todo el año. La temperatura entre el día y la noche cambia significativamente, por lo que los visitantes deben llevar ropa abrigada al salir por la mañana o por la tarde. La principal atracción del Valle de Jiuzhai es su conjunto de cuerpos acuáticos cautivadores, pero alimentar a los peces está estrictamente prohibido en las áreas escénicas.

 

Transporte: El Aeropuerto de Jiuhuang es el principal centro de transporte del Valle de Jiuzhai, localizado a 88 km de este. Hay autobuses disponibles que van del aeropuerto a las áreas escénicas. Debido a que el Aeropuerto de Jiuhuang está localizado en una meseta, varias condiciones climatológicas podrían ocasionar una suspensión en los vuelos. Los turistas deben tener planes de respaldo para su viaje de regreso. Además, los servicios de autobuses de larga distancia también están disponibles en Chengdu y Mianyang, en la provincia de Sichuan, así como en Lanzhou, en la provincia de Gansu, para llegar al Valle de Jiuzhai.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号