Primera página>Sociedad

Un viaje de 25 años a China

2018-04-24 16:02:00 Source:China Hoy Author:HUSSEIN ISMAIL
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
Mi viaje a China ha durado 25 años. Un largo recorrido que se inició como una gran aventura. A finales de 1991, un amigo me recomendó trabajar para la editorial de la revista China Hoy, algo que me sorprendió. Consideré la idea cerca de un año antes de tomar la decisión y montarme en el avión. Durante más de 10 horas de vuelo, mantuve una intensa lucha ideológica interna. Toda clase de preguntas surgieron en mi mente. Era un viaje hacia un mundo desconocido, muy parecido al de Neil Armstrong y Buzz Aldrin a la Luna el 21 de julio de 1969. A pesar de que yo había leído mucha información sobre China, me sentía inquieto.

 

Hussein (primero a la izq.) y sus colegas en un viaje a Xinjiang en 2005.

 

Primeras imágenes

 

Pisé tierra china el 29 de septiembre de 1992. El Aeropuerto Internacional de Beijing en aquel entonces era muy pequeño y con instalaciones sencillas. Después de recorrer más de 20 km en auto, vi la Plaza de Tian’anmen, la mayor del mundo. Al lado de la plaza una puerta roja con clavijas amarillas atrajo mi atención. Me enteré después de que era la puerta principal del Palacio Imperial, donde habían vivido el emperador y sus concubinas. Pu Yi, de la dinastía Qing, fue el último emperador que vivió allí y abdicó al trono el 12 de febrero de 1912, después de la Revolución de Xinhai dirigida por Sun Yat-sen.

 

Cuando llegamos a nuestro destino, bajamos del auto y entramos en un restaurante de comida occidental. Al terminar el almuerzo, salimos a pasear por la calle y coincidimos con varias terrazas de flores, bien decoradas, como pequeñas colinas. Por supuesto, las más bonitas estaban en la Plaza de Tian’anmen. Como estaba a punto de llegar el Día Nacional (1 de octubre), colgaban de las ventanas de cada hogar banderas de cinco estrellas. Me apasionó el paisaje, que se repitió durante todas las fiestas grandes de mi vida en China.

 

Me alojé en el Hotel de la Amistad, conocido en aquel momento como la “residencia de expertos extranjeros”. En mi mochila traía varios paquetes de comida preparada, que mi mamá insistió en que trajera, como si China fuera un país de mucha escasez.

 

El Hotel de la Amistad tenía muchos edificios de alojamiento con un pequeño jardín en el medio. Todos los días a las 6 de la mañana se abrían las puertas que se cerraban a las 11 de la noche. Eso significaba que nosotros no teníamos más remedio que regresar a casa antes de esa hora y no podíamos salir hasta después de las 6 de la mañana. Los visitantes tenían que registrarse y salir antes de que cerraran la puerta.

 

Visita a un grupo étnico minoritario de la provincia de Guizhou en 1993.

 

Llegué a China en la década de 1990, cuando este país estaba en una etapa muy delicada. La ideología que había venido formándose a partir de 1949, año en que se fundó la Nueva China, todavía influenciaba la política y la economía del país. La economía planificada seguía teniendo poder, mientras que la de mercado y el neorrealismo estaban en vigoroso desarrollo. Los que vivimos en China por aquellos años, lo hacíamos como si estuviéramos viendo una película donde las escenas se movían a un ritmo acelerado.

 

Todo sugería que los chinos estaban de pie, a ambos lados de un canal, listos para cruzar y vacilantes al mismo tiempo, enfrentando tentaciones, esperanzas y nuevas oportunidades futuras; por tanto, se sentían agobiados y desanimados por las tradiciones y preocupaciones.

 

Fue una lucha psicológica, política, económica e ideológica que implicó audacia y comprensión, y que requirió una serie de pasos graduales. Algunos chinos ya habían acumulado coraje en ese momento y decidieron “dejarse llevar por la corriente comercial”, rompiendo el “tazón de hierro”, que significaba que el Gobierno se encargaba de todos los gastos de la vida de cada uno, incluyendo la comida, la bebida, el vestuario, los medicamentos y los funerales. Fue una aventura arriesgada, pero valió la pena el sacrificio, como se comprobó años después.

 

El número de extranjeros en la capital de China a principios de los años 90 era pequeño. Los comúnmente conocidos laowai eran tratados de una manera especial, ya que la gente los miraba en la calle con curiosidad. La mayoría de los chinos, o al menos los que llegaban del campo a las ciudades en busca de trabajo, veían a los extranjeros como “ricos” y “descuidados por la forma en que gastaban el dinero”. Luego las cosas han cambiado y ya no es tan sorprendente ver a extranjeros en Beijing.

 

Durante los primeros cuatro meses, Beijing fue mi mundo. Representaba a toda China ante mis ojos. Pero esta es solo una ciudad, la capital política y cultural del país, y de ninguna manera puede ofrecer una imagen completa de los 9,6 millones de km² de superficie y de los más de 1300 millones de habitantes que tiene China.
Hussein es entrevistado por un medio local en Ningxia en 2000.

 

 

La otra China

 

En febrero de 1993, hice mi primer viaje fuera de la capital a la provincia de Guizhou, en el suroeste de China. El aeropuerto donde aterrizó nuestro avión, en la ciudad de Guiyang, no era más que una pista de aterrizaje, con varias oficinas al final. Allí comencé a ver una imagen nueva de China desde la geografía, los rostros, el modelo de vida y los dialectos. Me sorprendió ver un “intérprete” entre los miembros de la delegación de Beijing y la gente de las aldeas y pueblos que visitamos, para traducir desde el dialecto local al chino mandarín.

 

Las diferentes costumbres, tradiciones y dialectos me abrieron los ojos al fascinante e interesante mundo de las minorías étnicas en China, que son 55. No había visto nada como esto en Beijing, excepto, tal vez, por los trajes bordados usados por los representantes de las minorías étnicas que asistían a las “Dos Sesiones”, las reuniones anuales de la Asamblea Popular Nacional (APN) y la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh) en Beijing.

 

Unos cinco años después de mi viaje a Guizhou tuve otra oportunidad de conocer de cerca el mundo de las minorías étnicas. Visitamos una región que alberga a alrededor de 2 millones de habitantes de la etnia hui, los musulmanes chinos. La región autónoma de la etnia hui de Ningxia, en el noroeste de China, ocupaba ya un lugar especial en mi mente antes de visitarla por primera vez en julio de 1998. Me intrigaron dos cosas, las mujeres con velo, las más de 6000 alminares y más de 3000 mezquitas, distribuidas en una región donde vive solo el 10 % de los musulmanes de China. En mi segunda visita a Ningxia, dos años después, noté los cambios a pesar de que eran menores a los de Beijing y las provincias costeras del sur y del este.

 

El deseo de visitar otra región de China se cumplió muchos años después, cuando estuve en la región autónoma uigur de Xinjiang en junio de 2005. Visitar Xinjiang y escribir artículos sobre ello fueron cosas totalmente diferentes. Escribir es una tarea bastante difícil.

 

Lo que se escribe sobre Xinjiang dentro de China es diferente a lo que se dice fuera de China. Esa región ofrece una variedad única de rostros, terrenos, idiomas, desarrollo, subdesarrollo, riqueza, pobreza, desiertos, oasis, comida y vestuario. Es una vasta meseta de aproximadamente 1,67 millones de km², que ocupa una sexta parte del territorio nacional, bordeada por ocho países a lo largo de una línea fronteriza de 5600 km.

 

En esa parte de China, la realidad es diferente. Por ejemplo un lugar tiene dos nombres, uno en el idioma han y otro en uigur. Aquí se pueden ver las fachadas de las tiendas y las instituciones gubernamentales y los anuncios escritos en los dos idiomas.

 

Después de tantos años en China, trataba de comportarme como un chino, ya sea en la calle, en el mercado, en los campos de fútbol, en las mezquitas, en los lugares de culto o al tomar el transporte público. Solía ir a los mercados para hacer compras y a las universidades, donde practicaba fútbol u otros deportes. Así me hice amigo de diferentes grupos sociales. Fui a los cines, vi películas chinas, aprecié durante mucho tiempo la Ópera de Beijing en el Canal 3 de la Televisión Central de China (CCTV) y conocí a profesores universitarios, intelectuales y políticos de alto rango. Hablábamos de todo y de cualquier cosa, pero China era el tema eterno, era el centro de mis intereses.
Con estudiantes de educación secundaria en Ningxia en 1998.

 

 

Una realidad diferente

 

Cuando en enero de 2018 llegué al Aeropuerto Internacional Capital de Beijing y tuve que hacer una larga fila en espera de completar el procedimiento de entrada, mi memoria volvió a 1992, cuando aterricé por primera vez en la ciudad. En la amplia y moderna carretera actual del aeropuerto a la ciudad recordé el viejo camino angosto y lleno de baches.

 

Frente al edificio de mi compañía, el Grupo de Publicaciones Internacionales de China (CIPG), al que pertenece la revista China Hoy, y en los lugares que visité, no encontré las pequeñas tiendas y puestos de comida callejera. Las calles se ven mucho más espaciosas y organizadas, a pesar del gran aumento en la cantidad de autos. Las bicicletas viejas casi han desaparecido reemplazadas por coloridas bicicletas compartidas, y el transporte público se ha vuelto bastante conveniente. Casi ningún mercado público se puede ver en el concurrido centro de la ciudad, ya que todos han sido trasladados a suburbios remotos.

 

No vi a nadie usando efectivo. Todas las transacciones financieras se realizan utilizando una aplicación móvil. Como dijo jocosamente un amigo chino: “Los ladrones en Beijing han perdido sus trabajos”. Todos tienen teléfonos móviles en las manos, que se han convertido en la herramienta principal para manejar asuntos cotidianos. También he sentido una disciplina más estricta. En muchos lugares no se puede ingresar a menos que sea con identificación o permisos de entrada escaneados en un código de barras. La tecnología moderna se ha convertido en una parte importante de la vida en China. Los chinos nunca dejan de innovar.

 

Una vez más me di cuenta de que, aunque sentía que había recorrido 5000 años de la historia de China, todavía estoy lejos de que así sea. Cada vez que te acercas a afirmar que sabes mucho sobre este país, descubres que solo has avanzado un paso en un camino muy largo.

 

Cuando llegas a China y experimentas este fascinante mundo, con su gente, lugares, climas, costumbres y tradiciones, en tu primer día sientes que podrías escribir un libro, o tal vez una enciclopedia, sobre este país gigantesco. Sin embargo, cuando pasas un mes aquí, con los hechos que ocurren frente a tus ojos, la sensación de humildad, que es una característica de los chinos, hace que sientas que solo puedes escribir un artículo sobre ella.

 

Es una tarea desalentadora escribir sobre China, especialmente después de la reforma y apertura, porque ha ido cambiando a una velocidad sorprendente. En sus memorias, el expresidente de EE. UU. Richard Nixon dijo que China tiene secretos interminables. Por lo tanto, no sabremos todo sobre China, pero tal vez podamos aprender algo de ella.

 

 
 
*Hussein Ismail es el subdirector de la Filial de China Hoy en Medio Oriente, en la ciudad de El Cairo (Egipto).

 

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号