Primera página>Sociedad

Orgullosamente “Hecho en China”

Source: Author:CARMEN GONZÁLEZ
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
Alfonso Chiu lleva a China y a México en su corazón.

 

A casi 60 años de haber llegado a México, Alfonso Chiu, presidente de la Comunidad China de México, platica una parte de los recuerdos que lo mantienen ligado a México. El 2 de octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco y el mítico concierto de Avándaro son tan solo algunas de las memorias que lo mantienen unido a México, sin contar que sus dos hijos nacieron aquí, y aquí ha desarrollado su carrera como arquitecto.

 

Zhongshan, donde todo empezó

 

Pero empecemos por el principio. Para ello es necesario trasladarnos a la ciudad de Zhongshan, en la sureña provincia china de Guangdong, donde en 1952 nació Alfonso Chiu, bajo el nombre de Zhao Chongxi, el más pequeño de cinco hermanos. De hecho, fue el único que nació en China, pues años antes el país se había encontrado bajo la invasión japonesa y los padres de Chiu debieron refugiarse en decenas de lugares antes de establecerse en Guangdong.

 

El pequeño Alfonso solo pasaría los primeros 7 años de su vida en la apacible Zhongshan, pues para 1959 viajaría por primera vez a México, al encuentro con lo que había de ser el resto de su vida. “De mi pueblo recuerdo las calles, los callejones. Tenía muchos amigos y era muy callejero. A veces me iba de pinta. En vez de ir a la escuela, me iba a pescar camarones en los riachuelos”, platica el arquitecto.

 

Pero Chiu no fue el primero de su familia en llegar a México. Ese fue su abuelo, en 1898, atraído por la famosa “montaña de oro”, como era conocido Estados Unidos entre los chinos de aquel entonces. De manera que cuando Alfonso Chiu llegó, en compañía de su madre y hermanos, su padre y su abuelo ya habían fundado un patrimonio, primero en Tuxtla Gutiérrez (Chiapas), donde fundaron el Hotel México, y posteriormente en Coatzacoalcos (Veracruz), donde abrieron la Casa Chiu, una tienda que abastecía de víveres a toda esa región.

 

Pese a haber pasado toda su vida en el sur de China, la madre de Chiu no era amante del clima de Coatzacoalcos, de manera que pocos meses después, todos se trasladaron a la Ciudad de México, a ganarse la vida en la gran capital. “Llegamos a abrir un café de chinos en la calle de Niño Perdido. Se llamaba Café Coloso. Mi madre era quien atendía. Y posteriormente abrimos otro en la Calzada de Guadalupe, el Café Chiu”.

 

Juventud intensa

 

En 1972, a los 20 años, un joven Alfonso Chiu, con melena hasta los hombros y pantalones acampanados, comenzó a estudiar la carrera de arquitectura en el Instituto Politécnico Nacional, luego de haber pasado por la vocacional. “En 1968 yo era estudiante de vocacional. Acompañé todas las manifestaciones estudiantiles. En aquel entonces tenía visa de estudiante, la FM9. Si me hubieran agarrado, me habrían expulsado”.

 

Y sí, Alfonso Chiu, de 17 años, estuvo presente en la marcha del tristemente célebre 2 de octubre de 1968. Llegó hasta Tlatelolco. “Vi cosas que nunca voy a poder olvidar”, comenta. Tres años más tarde, en 1971, también estuvo presente en el famoso “halconazo”. “Vi cómo maltrataron a los muchachos. Yo ya no me arriesgué tanto porque ya tenía la experiencia de haber participado en otras marchas, y sabía lo que podía pasar”.

 

Pero no todo fue protesta. Alfonso Chiu también acudió a uno de los eventos socioculturales más importantes de la década de 1970: el famoso concierto de Avándaro. “Me gustaba el rock y bandas como Three Souls In My Mind y la Tinta Blanca. Fui a oírlos tocar. Caminé muchísimo para llegar. La carretera era un estacionamiento. Llegué de noche y estaba lloviznando”. A punto de finalizar su formación profesional, Chiu decidió hacer su servicio social como arquitecto en la Sierra Mixteca de Puebla, donde desarrolló proyectos de escuelas rurales.

 

Alfonso Chiu siempre guarda la foto antigua de su familia. Fotos cortesía del entrevistado

 

El Barrio Chino

 

Uno de los muchos locales por los que pasaron los Chiu en la Ciudad de México estaba en la calle de Dolores, el Café Shanghai, en lo que hoy es conocido como el Barrio Chino. “El Café Shanghai lo abrió mi tío en 1946 y fue el primer café de chinos de esa zona”, recuerda. “Cuando me recibí de arquitecto fui a la calle de Dolores y vi que el restaurante estaba muy deteriorado. Compré el edificio. Empecé a revivir no solo el restaurante, sino la calle. Mi proyecto era llegar desde el Mercado de San Juan hasta la avenida Juárez”.

 

Con esta idea en mente, el arquitecto hizo investigaciones, estudios y finalmente pudo hacer una propuesta, que incluía un portón tradicional chino, que originalmente se colocaría a la entrada del barrio, sobre la avenida Juárez. “Hice las zapatas sobre Juárez, donde iba a ir el portón. Pedí el tamaño adecuado porque había que cumplir con ciertas reglas. Ya había recibido el portón que había mandado a hacer en China, todo a medida. Y entonces me llamó el INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) y me dijo que no podíamos colocar el portón en Juárez”. Así fue como el portón terminó sobre la acera, con un jardincito detrás, en la calle de Independencia.

 

Con más de 59 años en México y un amplio conocimiento de la historia y tradiciones de China, Alfonso Chiu es hoy el presidente de la Comunidad China de México, que organiza diversas actividades de difusión cultural abiertas a todo público.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号