Primera página>Deportes

China abre los brazos a la UFC

Source: Author:JORGE RAMÍREZ CALZADILLA*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
Tarde o temprano tenía que ocurrir, porque China es un país con una milenaria tradición en las artes marciales, porque la UFC (Ultimate Fighting Championship) y su presidente, Dana White, estaban -y siguen- determinados a conquistar un mercado que es potencialmente el más lucrativo después del de Estados Unidos.

 

El anticipado debut en Beijing de la UFC, principal organización promotora en el mundo de las artes marciales mixtas (MMA, por sus siglas en inglés), tuvo lugar el pasado 24 de noviembre. El acontecimiento, todo un éxito de taquilla, no tomó por sorpresa a los que hemos seguido de cerca este relativamente joven deporte, mezcla de todas las disciplinas de combate y centro de ardientes debates por su esencia brutal.

 

Quiso el destino que, justamente en el mes de su estreno beijinés, la UFC cumpliera un aniversario redondo de su fundación. El 12 de noviembre de 1993, con un puñado de reglas y sin distinción de divisiones, se efectuó en la ciudad estadounidense de Denver el primer cartel de peleas promovido por esta entidad que, un cuarto de siglo después, se cotiza en miles de millones de dólares.

 

De hecho, y para el recuento de esas historias alternativas que pudieron cambiar el presente, pero quedaron huérfanas de futuro, un dato curioso: entre los interesados en comprarle la UFC a Zuffa (empresa administradora de la UFC) estuvieron dos prominentes compañías chinas, Dalian Wanda Group y China Media Capital. Al final, la firma californiana William Morris Endeavor Entertainment ganó la puja al par de asiáticas en julio de 2016, pagando la astronómica suma de 4025 millones de dólares.

 

El vínculo indisoluble del binomio UFC-China quedó entonces en un mero flirteo, pero de cualquier manera aquel fue un guiño a un romance que no ha quedado desamparado.

 

28 de agosto de 2018. Han Guangmei en entrenamiento en Qingdao, provincia de Shandong. VCG
Show a la medida de la afición china

 

Tras cuatro escalas previas en el país (tres en Macao, en noviembre de 2012 y marzo y agosto de 2014, y una última en Shanghai), el pasado mes de noviembre la escena estuvo lista en la capital de la nación más poblada del planeta.

 

Un total de 8 peleadores chinos, entre establecidos y jóvenes promesas, engrosaron el cartel de 12 refriegas. Ocho duelos en los que, a priori, no todos los anfitriones partían con la clara etiqueta de favoritos, despejando así cualquier asociación de la UFC con las burdas estrategias usadas por otros promotores de MMA en sus eventos en la parte continental del país y dirigidas a espolear el orgullo patriótico de la hinchada con victorias amañadas de los héroes de casa.

 

Song Yadong y Li Jingliang eran los rostros más visibles de la armada china, por su experiencia como empleados de la UFC y por haber combatido en el show de Shanghai.

 

La armada local no defrauda en Beijing

 

Pocas veces se ve un coliseo atestado desde el mismo arranque de un cartel de la UFC, como ocurrió en el capitalino Cadillac Arena la noche sabatina del 24 de noviembre. Más de 10.300 aficionados se dieron cita, la inmensa mayoría desde antes del primer combate.

 

Haciendo caso omiso a la tradición de reservarse para los enfrentamientos principales menospreciando los preliminares, la afición local madrugó para apoyar a sus peleadores en contienda y estos, aupados por las incansables muestras de aliento, devolvieron con creces la cortesía en el octágono, apuntándose 6 victorias de 8 posibles.

 

Yan Xiaonan fue la primera que vio acción entre los chinos y abrió la senda triunfal superando por decisión unánime a la japonesa Syuri Kono, en una trifulca pactada en el peso paja (52,2 kg). Liu Pingyuan le emuló con una cerrada votación dividida ante el estadounidense Martin Day en la categoría gallo (61,2). Acto seguido, dos mujeres mostraron la versatilidad que puede propulsar a los peleadores de China con sendos éxitos por sumisión, en ambos casos ante oponentes de Estados Unidos: Zhang Weili (paja), a expensas de Jessica Aguilar; Wu Yanan (mosca: 56,7), la gran revelación de la noche entre las féminas, a costa de Lauren Mueller.

 

Menos fortuna acompañó a Hu Yaozong frente a Rashad Coulter, en un pleito dirimido en un peso pactado (94,3) que el estadounidense incumplió en la báscula, por lo que debió ceder al chino el 20 % de su salario. Song Kenan tampoco terminó con su brazo en alto, víctima de un mucho más experimentado Alex Morono, otro representante de la bandera de las barras y las estrellas. Para consuelo de Song, perdedor en las tres boletas en su compromiso de la división wélter (77,1), su esfuerzo mereció el premio a la mejor Pelea de la Noche, unos nada despreciables 50000 dólares per cápita.
24 de noviembre de 2018. El debut en Beijing de la UFC. VCG

 

 

Incluidos en el tramo cumbre del espectáculo, Li Jingliang (wélter) y Song Yadong (gallo) no se amilanaron ante la presión de combatir ante su entusiasta público, mucho menos por el empuje de sus rivales, elegidos tres semanas antes por la cancelación de los originales.

 

Li debía medirse al brasileño Elizeu Zaleski, pero al sufrir el sudamericano una lesión en la rodilla a finales de octubre, tuvo que enfrentar al alemán David Zawada. El teutón no vino a Beijing a vacacionar y planteó batalla, aunque acabó claudicando en el tercer asalto (TKO) y Li embolsándose los 50.000 dólares que recompensan la Actuación de la Noche.

 

El último favorito de casa en contienda, Song, redondeó la faena con un holgado éxito frente al estadounidense Vince Morales por veredicto unánime, cimentando así su estatus como una de las grandes promesas de China en las MMA. Un coterráneo de Morales, Frankie Saenz, era el hombre inicialmente inscrito para asumir el reto, pero declinó la invitación por una lesión.

 

Los dos combates del cierre, ambos en la división de máximo tonelaje (+120,2), no pasaron del primer round. Overeem vapuleó al ruso Sergey Pavlovich y Ngannou arruinó el desquite de Curtis con un fulminante derechazo a la sien (el galo recibió por su nocaut el premio a la Actuación de la Noche junto con Li).

 

Una conclusión rápida puede extraerse de este estreno de la UFC en Beijing con solo constatar que en el coliseo beijinés no cabía un alma: las artes marciales mixtas disfrutan de una creciente popularidad en la nación que sirviera de cuna a varias de ellas.

 

No es demasiado aventurado pronosticar entonces, dada la tremenda acogida, que la UFC estará de vuelta en 2019, con mayor probabilidad en la capital, Shanghai, Guangzhou o en las regiones de Macao y Hong Kong. El otro vaticinio que suscribe este autor es que, en menos de un lustro, de una de las divisiones pequeñas de mujeres (en total son 4 y 8 de hombres) emergerá el primer campeón de China en esta organización.

 

 
 
*El periodista cubano Jorge Ramírez Calzadilla ha colaborado con publicaciones y medios audiovisuales nacionales y extranjeros por más de una década. Desde 2007 reside en Beijing.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号