Primera página>Extranjeros en China

Todos los caminos conducen a China

2018-06-06 11:02:00 Source:China Hoy Author:ABEL ROSALES GINARTE
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

A Ana Gabriela Martínez Díaz no le extrañó el inicio de las relaciones diplomáticas entre su natal Panamá y China en junio de 2017. “China, en los últimos años, ha emergido sobre muchas otras naciones desarrolladas de Oriente y Occidente. Su creciente progreso lo sentimos en América Latina y, en especial, en mi país Panamá. Se puede recalcar que todos los caminos conducen a China y que China recorre los caminos del mundo”.

 

Los primeros chinos llegaron a Panamá a mediados del siglo XIX para la construcción del ferrocarril interoceánico. Gracias a su posición geográfica y al canal, la nación centroamericana ha sido un punto comercial histórico en América. “Después de decenas de años, mi país ha recuperado la soberanía sobre todo su territorio y la propiedad del canal, que estaban en manos de Estados Unidos. En el siglo XXI, el canal de Panamá es la única ruta marítima que conecta a China con las principales ciudades del este de Estados Unidos y la cuenca del río Misisipi”.

Ana Gabriela Martínez destaca que lo que más le gusta de China es su versatilidad, su humanidad y la autenticidad de las personas que ha encontrado.

 

Conocer más sobre China

 

Martínez vino a China para estudiar una maestría en “Nuevos medios, creatividad y tecnología” en la Universidad de Comunicaciones de China. También para aprender el idioma chino. “Me gradué del Instituto Sun Yat-Sen de Panamá, un colegio chino-panameño que generó en mí la curiosidad por conocer más sobre la cultura china y su idioma”. Durante su período escolar, recibió obligatoriamente clases de mandarín, lo que influyó también en el puntaje para la graduación de la secundaria. “Al estudiar con profesores chinos, fue inspirador ver la posibilidad de dominar un idioma como el mandarín, considerado entre los más difíciles del mundo”.

 

Agradece al Gobierno chino la oportunidad de haber podido continuar sus estudios del idioma y de hacer una maestría centrada en los nuevos medios. “Como estudiantes internacionales, pudimos aprender, experimentar, compartir el mundo mediático de China; especialmente, las redes sociales, su ideología, su puesta en práctica, el desarrollo del comercio electrónico, entre otros temas”.

 

En sus recuerdos permanece fresco el otoño en que visitó China por primera vez junto con su familia. “Pudimos ir a los lugares más populares, obviamente la Gran Muralla, el Templo del Cielo y otros”. Luego enfrentó el reto de adaptarse como estudiante extranjera a la cultura china y a la de otros continentes en la universidad. “Como estudiantes internacionales, creamos nuestros grupos y nos adaptamos para aprender, apreciar y manejar el choque cultural. Desde aprender cosas básicas, como ir al mercado, tomar un taxi, usar las aplicaciones móviles y el WeChat, hasta interactuar con los profesores chinos”.

 

Una experiencia fascinante e intrigante

 

Después de un tiempo en China, Ana Gabriela Martínez tiene amigos chinos que hablan inglés y español. “Podemos entablar conversaciones, compartir ideas sobre normas sociales, etiqueta, intercambiar opiniones sobre comportamientos, perspectivas y hasta creencias”. Valora tales amistades como un proceso continuo para apreciar diferencias “y enfocarnos en lo que nos une, como los sabores al cocinar nuestras comidas típicas, el baile, la música, el cine, entre otras cosas”.

 

Su primera compañera de habitación fue una vietnamita, que hablaba poco inglés pero dominaba el mandarín. “En cambio yo, dominaba el inglés y recién retomaba el mandarín”. El tiempo que vivieron juntas aprendieron mucho sobre sus respectivas culturas. “Poco a poco comenzamos a interactuar gracias a una conexión universal, el lenguaje corporal y la música. En pocas ocasiones usamos el traductor”. Tiempo después ya compartían historias familiares. “Lloramos y reímos juntas”. Una panameña y una vietnamita vivieron un año juntas y rompieron las barreras culturales. “China lo hizo posible. A eso hay que agregar la experiencia y la oportunidad de establecer relaciones con profesores chinos a los que podríamos considerar mentores en el campo de la comunicación”.

 

Martínez destaca que lo que más le gusta de China es su versatilidad, su humanidad y la autenticidad de las personas que ha encontrado. “Rescato su pasión, su fe y su honestidad para colaborar con el extranjero. Asimismo, me gusta aprender sobre el razonamiento chino, la simbología histórica de los caracteres que preservan como identidad cultural y la oportunidad de compartir esa riqueza con el mundo”.

 

Este tiempo le ha servido para conocer varias ciudades del país, como Xi’an en la provincia de Shaanxi, Lanzhou, Tianshui, Dunhuang en la provincia de Gansu, Tianjin y Hebei. “Los lugares más impactantes hasta ahora han sido las cuevas de Mogao (Dunhuang), por su valor histórico y cultural, y las cuevas de Maijishan (Tianshui), que yacen entre montañas y dunas de arena. He apreciado el arte de las dinastías imperiales de China, sus particularidades culturales y sus creencias”. Inolvidable fue el Oasis de la Luna Creciente (Yueya Quan), una espectacular vista en medio del desierto Gobi con hermosos retazos de azul, verde y blanco “que crean una imagen celestial”.

 

Ana Gabriela Martínez reconoce que, desde el punto de vista cultural, queda mucho por aprender, apreciar y explorar. “China es un país que lo tiene todo: desiertos, montañas, valles, lagos, ríos y hasta playas, lo que me lleva a concluir por qué muchos desean quedarse aquí”.

 

Estudiar en China le ha permitido conocer a amigos de distintas partes del mundo. Fotos cortesía de la entrevistada

 

China recorre los caminos del mundo

 

Su estancia en China le ha abierto las puertas de muchos de los avances científicos y tecnológicos del país asiático. “China tiene estrechos lazos bilaterales con naciones de casi todo el mundo, basados en el comercio, la inversión y los intercambios culturales y entre pueblos”. Sin embargo, pienso que muy poca gente de mi país conoce la cultura china o aspectos tan importantes de la República Popular China, como el desarrollo y la complejidad de la Asamblea Popular Nacional”. Martínez explica que la población china está más centrada en conocer la cultura panameña, más allá del valor comercial e histórico del canal de Panamá. “Todo esto se explica por la inexistencia de relaciones diplomáticas y culturales entre China y Panamá hasta junio del año pasado”.

 

Ana Gabriela Martínez sostuvo que las relaciones diplomáticas favorecerán a los pueblos de ambas naciones en lo social, lo económico, lo cultural y en cuanto al desarrollo comercial e industrial. “Panamá puede beneficiarse del desarrollo comercial e industrial de China, mientras que China puede sacar provecho de la posición geográfica del país centroamericano y del canal de Panamá”.

 

Los días y las noches en Beijing, separada de su familia, le han permitido conocer a amigos de distintas partes del mundo como Zimbabue, Kazajistán, Grecia, Bahamas, el Congo o Colombia. A los jóvenes panameños que deseen estudiar en China les deja un mensaje claro: “Todos los caminos conducen a China y China recorre los caminos del mundo”.

 

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号