Primera página>Extranjeros en China

Aroma y sabores de Cuba en China

Source: Author:ABEL ROSALES GINARTE
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
Anaisy Antúnez Arrechea y Miguel Nicolau Reinosa llegaron a China por diferentes vías y razones, pero en el país asiático se enamoraron y se casaron. Él llegó en 1995 y ella en 2013. Con habilidad, han sabido desarrollar sus capacidades profesionales para convertirse en promotores naturales de la identidad cubana en el otro lado del mundo, donde el clima y la actitud de la gente distan mucho del carácter de los pobladores de la isla.

 

Graduado de la Universidad de Oriente en su natal Santiago de Cuba en la especialidad de turismo, Miguel Nicolau llegó a China para trabajar como productor de espectáculos musicales. Anaisy Antúnez trabajó como técnica de calidad en la empresa Corona desde 1991, productora de los famosos tabacos cubanos, donde descubrió su pasión por ese arte manual al estilo cubano que luego la trajo a China. “Mientras trabajaba en Rusia unos empresarios chinos me invitaron a China y aquí he trabajado controlando la calidad de los productos en cada una de las tiendas de la empresa china donde trabajo. También apoyo a la Embajada de Cuba por la parte de Habanos S.A. en los eventos internacionales que se hacen en China”, dijo la tabaquera cubana a China Hoy.

 

Reconoce que los chinos están aprendiendo la cultura del tabaco y extendiéndola a distintas provincias del país. “Aquí he trabajado para famosos actores chinos y figuras internacionales como el actor norteamericano Arnold Schwarzenegger”. El estilo cubano de hacer tabaco de prestigio mundial también se ha ido insertando en China. “La calidad del tabaco cubano es diferente a la del resto del mundo. En China hay fábricas de tabaco, pero ellos no tuercen igual que nosotros, aprendieron con dominicanos y no lo logran. En mi caso les llama la atención ver a una mujer haciendo tabaco y les gusta el trabajo manual, les apasionan las artes manuales”. La particularidad del tabaco negro cubano está en su sabor, a partir de la unión de cuatro factores que solo existen en la isla caribeña: suelos, clima, la variedad del tabaco y el saber hacer de los vegueros y torcedores.

 

Miguel y Anaisy se conocieron, se enamoraron y se casaron en China.

 

Únicos desde 1492

 

Anaisy Antúnez lleva 27 años trabajando en el sector del tabaco, de ellos cinco en China. Es capaz de terminar un tabaco en cuatro minutos. “Llevo cinco años con la empresa china Ligero con la que hemos realizado trabajos para la Audi, la Mercedes Benz y tenemos la noche cubana en la que además del tabaco se promociona el baile de Cuba, el ron, humidores cubanos y comida tradicional”. Su labor en la empresa Ligero la ha llevado a ocupar el cargo de gerente de ventas. En 2013 ayudó a dicha empresa china a conectar con el Festival Internacional del Habano y desde entonces representantes del país asiático comparten con los apasionados por la cultura del buen tabaco que se reúnen en La Habana, capital de Cuba. “Por medio de la empresa llevamos chinos a Cuba para hacerles recorridos por las fábricas de tabaco de Cuba, las tiendas, los sitios donde se prepara la hoja. Soy la encargada de hacer las compras para Ligero cada año durante el Festival Internacional del Habano”. Para poder comunicarse con sus colegas chinos estudió el idioma durante un año en la Universidad de Comunicaciones de China, “porque ninguno habla español y uno solo inglés”.

 

Cuando el almirante Cristóbal Colón llegó a Cuba en 1492, le llamó la atención cómo los nativos de la isla fumaban tabaco. “Los indios taínos enrollaban y prendían unas hojas misteriosas que llamaban Cohiba, en una ceremonia desconocida hasta ese momento para los descubridores. Desde ese punto de partida en Cuba hace más de 500 años, el tabaco fue comerciado y también plantado por todo el planeta”, explica el sitio web habanos.com. Así nació el eslogan que los identifica: Únicos desde 1492. “He podido soportar la nostalgia porque cada año voy varias veces a Cuba y la atención de las autoridades de la empresa donde trabajo es muy buena, tratan de que me sienta bien todo el tiempo. Si tuviera que repetir todo lo que he vivido lo haría otra vez”, concluye con una sonrisa.
Anaisy participa activamente en las actividades de la Embajada de Cuba en China. Fotos de Abel Rosales Ginarte

 

 

Promoción de la cultura cubana

 

Miguel Nicolau escuchó hablar de China por primera vez en 1990, cuando trabajaba como productor del afamado cabaret Tropicana en la capital de Cuba y unos empresarios chinos se interesaron por contratar bailarines. “Llegué a China en 1995 y desde esa época no han dejado de venir bailarines cubanos al país asiático. En esa etapa había pocos sitios donde actuaran artistas extranjeros, pero en estos tiempos vienen por muchas otras vías, lo que ha ayudado a que se vea más la cultura cubana”. Algunos chinos se han destacado en la asimilación y promoción de la cultura cubana, como el bailarín Huo Yaofei (David, su nombre en español). “El caso de David Huo es muy especial. Ha traído la salsa cubana, ha hecho escuela y de ella han surgido muchas otras escuelas. De ahí que muchos chinos bailen salsa muy bien. Muchos de esos chinos han ido de turismo a Cuba a bailar salsa”.

 

Además de trabajar como productor y barman en China, Miguel Nicolau es cocinero. Se graduó en la especialidad de Turismo en la Universidad de Oriente de Santiago de Cuba, donde la formación profesional incluye también el dominio de las artes culinarias cubanas. Trabajó en restaurantes cubanos en Beijing como el Guantanamera y el Caribeño. “La bebida cubana en China es muy famosa, tú dices que eres de Cuba y la gente te dice mojito y tabaco. Antes también se conocía el país por deportistas famosos como Ana Fidelia y las voleibolistas, y claro está por Fidel, especialmente la generación más vieja de chinos”. La cultura cubana aquí ha ido creciendo, pero según Nicolau se debe organizar mejor todo ese proceso para que mantenga sus verdaderas raíces. “En el caso del mojito saben que es cubano y se cuidan mucho de hacerlo bien en los bares cuando saben que eres cubano. Para prepararlo aquí hay que tener en cuenta el público. Si son chinos hay que disminuir mucho el alcohol porque entonces no se lo toman”.

 

Su hija más pequeña vino a China, estudió el idioma, se casó con un chino y para felicidad de Miguel Nicolau ya tienen un bebé. “Uno se pone a pensar ‘yo he sido útil’ porque cuando llegamos aquí que no había nada, solo Salsa Caribe, y luego empezaron a surgir los bares que hay en la céntrica zona de Sanlitun. A ellos les enseñamos a preparar mojito y muchos otras bebidas internacionales”. Más de 20 años en China le han permitido ver el progreso acelerado del país asiático. “Me siento satisfecho por lo que hemos hecho en todos estos años en la promoción de nuestra cultura”.

 

Precisamente, mientras Miguel Nicolau trabajaba como barman en el restaurante Caribeño conoció a Anaisy Antúnez. Ella visitaba el restaurante y fue un amor a primera vista. Luego se casaron en China y enfrentan juntos la realidad y los cambios del país asiático. Nicolau confiesa que echa mucho de menos a Cuba todos los días, “especialmente cuando llega diciembre, en la isla hay un cielo azul y se respira un aire fresco muy cerca del mar”. Gracias a promotores naturales como Miguel Nicolau y Anaisy Antúnez, el aroma y los sabores de Cuba se sienten con fuerza en Beijing, la capital de China.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号