Primera página>Extranjeros en China

“China ha cambiado mi vida”

Source: Author:ABEL ROSALES GINARTE
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

Battaglia en el desierto de Gobi en la región autónoma de Mongolia Interior.

Escuché hablar de China por primera vez cuando tenía 12 años y estaba en la secundaria. Recuerdo que un colega de mi mamá comenzó a estudiar chino y en ese momento, aunque existían relaciones entre los dos países, China no era tan conocida como ahora en Uruguay”, dijo a China Hoy Maximiliano Battaglia, quien en 2018 se graduó de licenciatura en idioma chino con orientación en economía en la Universidad de Lengua y Cultura de Beijing. Cuando empezó a estudiar se dio cuenta de que tenía que conocer primero la cultura del país para entender el idioma. “Así empecé a los 13 o 14 años y todos me preguntaban por qué aprendía chino; de hecho, en ese momento, yo no aprendía el idioma sino la cultura de China”.

 

Con la paciencia de los que quieren entender profundamente los valores de una cultura para luego interpretarlos, fue asimilando paso a paso a una tierra lejana y fascinante. “He tomado aspectos de China para nutrir mi vida. Vine con una beca a estudiar. A mi madre le pareció raro que yo quisiera aprender chino, pero sabía que me gustaba aprender idiomas. Antes de estudiar chino, estudiaba inglés y me iba bien”. Actualmente, hay muchas más opciones para estudiar chino en Uruguay. “Hay un furor sobre China en el país”, menciona Battaglia al recordar sus primeros días como estudiante de cultura china en su tierra natal.

 

En esa etapa no imaginaba que China se convertiría en su segunda patria por varios años. En Uruguay quedaron sus familiares, los amigos y los recuerdos del bachillerato en el Instituto Preuniversitario Salesiano Juan XXIII. Le acompañaron en el largo viaje sus muchas pasiones: los idiomas, la cultura, el cine, la fotografía y la comunicación.

 

Lo mejor de los dos mundos

 

“Recuerdo que cuando llegué a Beijing me impresionó la escala de este país. El mío es del tamaño de una provincia china. Y en ese momento no estaba consciente, era inocente del papel que China iba a jugar en el mundo”. Aunque en la universidad no encontró tanto desarrollo como esperaba, luego se percató de las particularidades de cada una de las instituciones de este tipo en China. “En lo académico, me chocó la metodología para la enseñanza, pero luego me adapté al estilo de acá. Existen particularidades culturales que hay que aprender a asimilar”.

 

La llegada fue difícil, pero tuvo la suerte de que una familia uruguaya que vivía en China le ayudara a conocer algunos sitios y le acogiera inicialmente en su casa. “Me quedé con ellos, se convirtieron en mi familia y luego de irme a vivir en la universidad cada dos fines de semana los iba a visitar, me hice de una familia aquí, emocionalmente fue un colchón para mí”, recuerda Battaglia refiriéndose a que gracias a ellos degustaba la famosa leche Conaprole y el pan casero que su segunda “madre” le cocinaba. La Cooperativa Nacional de Productores de Leche (Conaprole) es una empresa láctea uruguaya fundada en 1936. Premiada como la principal exportadora latinoamericana, ha llevado sus productos a muchos países del mundo entre los que se encuentran Emiratos Árabes Unidos, Arabia, Kuwait y China desde 2007.
En un restaurante de la calle Gulou, en Beijing, degustando Xiaolongbao, un bocadillo tradicional del sur de China.

 

 

La etapa universitaria le abrió los ojos a nuevas culturas. “En esos años conocí a muchísima gente y lo más importante fue que conocí distintas formas de ver la vida, distintos valores que traían esas personas y me enamoré”. Su novia es asiática y ha estado muy expuesta al mundo occidental, así que la comprensión fue inmediata. “Ella tiene lo mejor de los dos mundos”. También iniciaron juntos un proyecto de comunicación denominado MAPOTOFU Creative, una marca creativa independiente dedicada a la producción audiovisual, de fotografía, arte y diseño. El nombre proviene de las iniciales de los nombres de él y su novia y lo completan con el conocido tofu chino. Pero al leerse completo también hace referencia a un plato chino popular originario de la provincia de Sichuan. Es una combinación de tofu en salsa picante y judías, a menudo cubierto con carne picada, usualmente cerdo o ternera. Existen variantes con otros ingredientes como castaña de agua, cebolla, otra verdura u hongo oreja de madera, que no suelen considerarse auténticas de Sichuan. MAPOTOFU Creative ha tenido varios clientes, destacándose la Compañía de Teatro Mamonahi, con la que llegaron a presentar un trabajo audiovisual conjunto en el festival de arte The Fringe en la ciudad de Edimburgo en 2018.

 

Salir de la zona de confort

 

“Me gradué en junio de 2018 y mi tesis fue sobre el mercado del estudio de chino en Uruguay. Un análisis sobre ese tema antes de la llegada del Instituto Confucio al país. Hice recomendaciones de cómo fortalecer y mejorar el estudio de chino en el Uruguay, panorama que ha cambiado totalmente después de la apertura del Confucio”. Antes de graduarse comenzó una pasantía en la Embajada de Uruguay en Beijing y al terminar esa etapa inició su carrera profesional en dicha sede diplomática. “Allí soy responsable de redes sociales, relaciones con la prensa y también oficio de traductor. Trabajo de forma directa con la ministra consejera Paula Repetto y colaboro con todos mis colegas allí”.

 

Su llegada coincidió con una fecha memorable: la celebración de los 30 años de relaciones diplomáticas entre China y Uruguay. “El trabajo de la embajada me ha dado experiencias de vida irrepetibles. Me ayudó a conocer una dinámica de trabajo distinta y muy intensa que nunca había sentido en mi vida”. En 2018, importantes autoridades políticas, culturales y académicas de Uruguay estuvieron en China. “Uruguay con el Plan Ceibal se ha situado a la cabeza de la enseñanza de chino en la educación primaria, y con la inteligencia de nuestro Gobierno las relaciones comerciales y los vínculos en todos los aspectos han tenido un impulso inusitado”.

 

Las responsabilidades laborales y estudiantiles le han impedido viajar por diversos sitios patrimoniales e históricos de China. “Me habría gustado viajar mucho más por China. En mis vacaciones estudiantiles siempre volví a Uruguay a pasarlas junto a mi familia, especialmente debido a que mis abuelos ya están mayores”. De cualquier forma ha podido conocer otras regiones del país y a ciudades con gran historia en China como Xi’an y Chengdu. “Me gusta mucho el ambiente natural, como las zonas del oeste del país que están menos urbanizadas. Me gustan muchos lugares de China, pero si tuviera que elegir uno, no podría”.
Maximiliano Battaglia en el último día de clases del curso preparatorio en idioma chino de la Universidad de Lengua y Cultura de Beijing. Fotos cortesía del entrevistado

 

 

Otra experiencia singular de su estancia en el dragón asiático la ha tenido con los sabores de sus comidas. “La comida china abarca muchos estilos culinarios, prefiero la comida del sur como la cantonesa y mi gusto por el picante ha ido creciendo junto a mi estancia en el país. La comida china es de un sabor muy intenso y cuando vuelvo a Uruguay la extraño, pero extraño más un buen pedazo de carne uruguaya cuando estoy en China”.

 

Maximiliano Battaglia aconseja a los que quieran aprender chino atreverse a dar el primer paso para cambiarlo todo. “Lo que más valoro de China es que me ha expuesto a muchas cosas que en Uruguay no tuve la oportunidad de conocer. Me sacó totalmente de mi zona de confort. A los que quieran aprender algo nuevo, les sugiero estudiar en China porque va a cambiarles la vida”. Aunque reconoce que es complicado si no se domina el idioma, vivir en el país asiático ofrece muchas oportunidades. “China cambió mi vida en muchísimos aspectos. Aquí he madurado, he hecho amigos impresionantes, me enamoré, en fin, cambió mis perspectivas del mundo y la puerta para encontrar lo que quiero hacer”.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号