Primera página>Cultura

El hip-hop del Tíbet

Source: Author:PINGTSO DROLMA*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

Raperos en un espectáculo de hip-hop.

 

En 2017, el cantante tibetano Zahi Bing Zo realizó una impresionante presentación de rap en lengua tibetana durante la segunda temporada de Sing! China, el reality show de búsqueda de talentos. La presentación sorprendió a los jueces, uno de los cuales era el renombrado artista pop Jay Chou, quien quedó boquiabierto y exclamó: “¡Rapear en tibetano es tan poderoso!”.

 

Entre los sueños y la realidad

 

El hip-hop se caracteriza por un discurso rítmico que se canta en medio de beats melódicos en sincronía con la pieza vocal. Se enfoca en el impulso, la estructura de las oraciones y el flujo melódico. La lengua tibetana se adapta bastante bien al rap debido a la forma en que las sentencias se modulan y al impulso que generan los cambios en las inflexiones tonales.

 

En la vida diaria de los monjes tibetanos, el debate acerca de la interpretación budista de las doctrinas religiosas parece tener un “estilo libre” a oídos de los forasteros. Cuando expresan sus ideas, los monjes normalmente van de un lado a otro en espacios abiertos o a la sombra de los árboles, aplaudiendo como parte de sus plegarias y con un discurso rítmico. La escena es, en cierto modo, similar a una presentación de rap.

 

Los cantantes de hip-hop tibetanos hablan mayormente sobre la gente de su pueblo, su vida tradicional y la nostalgia por los días pasados. El rapero tibetano Losang Gijme –cuyo nombre artístico es Mr. Jin– estudió en una universidad de Wuhan en la provincia de Hubei (centro de China). Su canción Mamá hizo té de mantequilla se volvió una canción popular entre los estudiantes tibetanos del interior del país.

 

Más de una década ha pasado desde el nacimiento del hip-hop tibetano. Al igual que muchos jóvenes tibetanos, Mr. Jin ha sido influenciado por Eminem y Tupac Shakur (conocido como 2pac), dos legendarios raperos estadounidenses. Sus canciones se han vuelto virales por sus pegajosas melodías y letras entendibles. Mr. Jin ha revelado que su inspiración suele venir de su propia vida, al igual que de las dichas y tristezas de la gente común.

 

Para Mr. Jin, el mayor desafío en la década pasada fue tratar de mantener el balance entre su trabajo de tiempo completo y su devoción por el hip-hop en su tiempo libre. Pero ahora se da cuenta de que el hip-hop es parte de lo que le hace ser quien es.

 

Actualmente casi todos los raperos locales de la región autónoma del Tíbet rapean como pasatiempo. Ellos son maestros, empleados de banco, oficiales de policía o estudiantes de día y raperos de noche. Entretienen y cautivan audiencias bajo las efusivas luces de neón de los bares de Lhasa. La razón principal de la falta de raperos profesionales se halla en la inestabilidad del oficio. Aunque en años recientes, con el crecimiento de la generación Z en China, ha crecido también la audiencia del hip-hop, todavía es una forma de entretenimiento marginal en el Tíbet en comparación con la música tradicional.

 

En aquellas regiones del Tíbet donde encontrar un trabajo estable es mucho más difícil, hay pocas opciones para los raperos. Sin embargo, a pesar de las incertidumbres en el camino, muchos eligen el hip-hop como un objetivo de vida.

 

Raperos en un espectáculo de hip-hop.

 

Una nueva fuerza para la música tibetana

 

En los últimos dos años, la banda ANU ha sido un éxito fenomenal entre los jóvenes cantantes tibetanos. Uno de sus sencillos ha sido reproducido más de 10 millones de veces.

 

Un amigo mío que viajó a Bután el mes pasado, me contó que a los jóvenes de allá también les encanta la música de ANU. Aunque no entienden las letras, el ritmo de la música los anima a bailar. Sin duda, ANU disfruta de una gran popularidad entre la juventud de la región del Himalaya.

 

Precisamente ANU significa “juventud” en lengua tibetana. La banda fue creada en 2012 por Gongba y Baya, dos jóvenes cantantes. Crecieron juntos de niños y, tras graduarse del bachillerato, se unieron para perseguir sus sueños en la música. Los dos amigos estudiaron en el Departamento de Música de la Escuela Normal de Qinghai y adquirieron experiencia en una compañía de entretenimiento de Beijing. En septiembre de 2014 participaron en el Festival de Música Internacional de Taishan, donde se presentaron en el escenario con el rockstar chino Xu Wei y algunos cantantes del programa Sing! China. En diciembre de ese año se colocaron entre los diez primeros lugares en un concurso de canto en Lhasa.

 

En 2016, los dos jóvenes empezaron su propia compañía de entretenimiento y una marca de moda con sus mismos nombres. También lanzaron su primer álbum con música original, lo que les ayudó a saltar a la fama de la noche a la mañana. Baya me contó que tanto él como Gongba están a punto de abrir su primera tienda de ropa en Xining, la capital de la provincia de Qinghai (oeste de China).

 

El año pasado, Baya y Gongba recorrieron el Tíbet con cerca de 50 presentaciones para promocionar su álbum, lo que fue un gran estímulo para ambos pues tocaron en lugares casi llenos. Durante esta gira rechazaron asociarse con agencias profesionales debido al recelo de que este tipo de cooperación pueda limitar su producción creativa. Sin embargo, trabajar de manera independiente significa que deben recaudar dinero para la producción de sus álbumes. Afortunadamente han encontrado el apoyo de patrocinadores e inversionistas. La música de ANU es multicultural. El rap tibetano es su característica, pero no desean dedicarse solo a este.
Artistas en un programa de televisión de hip-hop.

 

 

Otro cantante, RKZ flow Dawa, quien viene rapeando desde hace ocho años, llamó mi atención con un tema rítmico llamado Sirya Hurya, que significa “moverse con valentía hacia adelante” en el dialecto de Shigatse, su pueblo natal. Dawa ama profundamente sus raíces y este año se presentó en la fiesta de Losar, una celebración del festival de Año Nuevo según el calendario lunisolar tibetano.

 

Gytha, quien aún está en la universidad, es hoy en día la rapera más reconocida. Su música describe el mundo exterior desde una perspectiva femenina, con una gentil pero poderosa actitud. Muchas de sus canciones están en inglés. Para ella, ser una rapera enriquece su vida inmensamente y ha ido encontrando su propio estilo musical, como ha pasado con otros raperos.

 

En cuanto al tema de género, Gytha menciona: “Parece que las mujeres raperas tenemos un atractivo especial. Tendemos a ser emocionalmente más restringidas, lo que hace que algunos nos vean más débiles. Pero es también una ventaja porque la confianza en nuestra fuerza interna es potente. Solo existen unas pocas raperas. Donde rapeemos somos el centro de atención”.

 

Un largo camino por recorrer

 

El hip-hop o rap es un género musical que tiene su origen en los afroamericanos de Nueva York en la década de 1970. Recorrió los círculos musicales de Europa y América a finales del siglo XX. Ha superado al rock and roll hasta convertirse en los años recientes en el género más popular de EE. UU.

 

Un programa de variedades llamado El rap de China fue muy popular en 2017, llevando la música rap china a la cultura popular. Los raperos comenzaron a brillar en programas de televisión. X.J.K, una banda de hip-hop influyente en la parte continental de China, describe el estatus del rap de la siguiente forma: “La música pop es un estudiante de universidad, la música rock es un estudiante de bachillerato y el hip-hop es un estudiante de primaria”.

 

Pocos festivales están dedicados al hip-hop y al rap, y los raperos organizan sus propios shows principalmente dentro de sus pequeños círculos. Lo mismo ocurre en el Tíbet. Los raperos son todos amigos cercanos y se presentan gratuitamente o reciben algunas compensaciones.
La banda ANU goza de una gran popularidad entre los jóvenes de la región del Himalaya.

 

 

La ausencia de compañías de administración profesionales para raperos parece hacer aún más complicadas las cosas para los aficionados que buscan hacer una carrera profesional. Sin embargo, su amor y su entusiasmo siguen alimentando su pasión por hacer buena música.

 

Respecto al futuro, todos los raperos entrevistados anhelan el día en el que el rap tibetano se convierta en una industria musical madura, con el apoyo suficiente en inversión y administración profesional. El rap no ha entrado aún en la escena musical masiva de China. Como mencionó en el show El rap de China el rapero de Modersky Vinida: “El hip-hop puede llegar a ser para las masas”. Solo el tiempo dirá cuál será la dirección de esta odisea musical.

 

 
 
*Pingtso Drolma es una trabajadora independiente.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号