Primera página>Cultura

El Festival Qixi

Source: Author:DANG XIAOFEI
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

30 personas en Nanjing celebran, según rituales tradicionales, el Festival Qixi de 2017. VCG

 

El Festival Qixi, considerado el San Valentín chino, es conocido también como el “Festival para pedir habilidades” o el “Festival de las hijas”. La celebración se da en el séptimo día del séptimo mes lunar (el 7 de agosto este año). Con más de 2000 años de historia, se trata del festival tradicional más romántico de China.

 

Origen

 

Ya en la antigüedad, los chinos se mostraban muy interesados en los fenómenos astronómicos. A la gente le gustaba imaginar que cada estrella era un dios, el cual cumplía con su propio deber a fin de controlar todas las cosas y seres en el mundo. Según la leyenda, las hadas tejedoras que viven en la estrella “Vega” son ingeniosas y hábiles y pueden elaborar hermosos bordados como nubes. Durante la dinastía Han (206 a. C. -220), las mujeres comenzaron a rezar a “Vega” para pedirle mayores destrezas y un buen marido. Más aún, diversos poemas de las dinastías Tang y Song mencionan esta costumbre, la cual ha sido transmitida por generaciones.

 

En las dinastías Song (960-1279) y Yuan (1206-1368), la celebración del Festival Qixi era a lo grande, por lo que surgió un mercado en la entonces capital que vendía artículos relacionados. Los chinos comenzaban a adquirirlos desde el primer día del séptimo mes lunar, época en la que el mercado era muy concurrido. En la víspera del Festival Qixi, el mercado solía ser un mar de personas, cuyo ambiente bullicioso podía compararse con el de la Fiesta de la Primavera.

 

Más tarde, muchas costumbres del festival llegaron a Japón, la península de Corea y Vietnam, donde se formó un círculo cultural con influencias chinas. El 20 de mayo de 2006, el Festival Qixi fue incluido en la primera lista del Patrimonio Cultural Intangible de la Nación.

 

Leyenda

 

El hecho de que el Festival Qixi sea considerado el San Valentín chino se debe a una legendaria historia de amor: Niulang y Zhinv.

 

Cuenta la leyenda que había un boyero honesto llamado Niulang (Niu significa en chino “buey” y lang, “muchacho”), quien vivía con su hermano mayor y su cuñada. Sin embargo, debido al maltrato de ambos, el muchacho se vio obligado a dejar la casa con solo un viejo buey como compañía.

 

El buey era en realidad un antiguo dios que había sido expulsado a la Tierra en forma bovina. Sabía hablar como los seres humanos y un día llevó a Niulang a un lago donde las hadas tomaban un baño. Entre ellas estaba Zhinv, el hada más hermosa y una experta tejedora. Con la ayuda del buey, Niulang robó la ropa de Zhinv para que esta no pudiera regresar al cielo a tiempo. Conmovida por los verdaderos sentimientos de Niulang, el hada se quedó en la tierra. Los dos enamorados no tardaron en casarse. Tuvieron un hijo y una hija y llevaban una vida feliz. Muchos años después, el viejo buey, a punto de morir, les pidió que conservaran su piel para que la pudieran usar posteriormente.

 

La relación secreta entre la tejedora y el boyero había violado las reglas celestiales. Por ello, el Emperador Celestial de Jade envió a la Reina Madre para que se llevara a fuerzas a la muchacha tejedora. Niulang se puso la piel del buey y voló al cielo con sus hijos. Cuando estaba a punto de reunirse con su amada, la Reina Madre creó un río con sus horquillas de oro, a fin de separar eternamente a la pareja. Sin embargo, el boyero no se alejó y se quedó esperando a su amada en la orilla del río junto con sus hijos, mientras que el hada, al otro lado, lloraba incapaz de tejer algún bordado.

 

Mucho tiempo después, conmovida por los sentimientos de Niulang y Zhinv, la Reina Madre aceptó que ambos se reunieran solo en el séptimo día del séptimo mes lunar. Ese día, por la noche, las urracas de todo el mundo vuelan hacia el cielo y establecen en la Vía Láctea una especie de puente que permite el encuentro de los dos amantes. Antes del amanecer, las urracas tienen que irse volando, y Niulang y Zhinv se despiden. Luego el puente desaparece.
Costumbres

 

Ensartar la aguja: Es conocido también como la “competencia de habilidades”. Las mujeres compiten por ensartar una aguja de siete agujeros con hilos de color. Quien lo haga más rápido demostrará ser una persona muy hábil, y quien lo haga lentamente deberá darle a la ganadora un regalo por tener una menor destreza.

 

Sembrar y pedir por los hijos: Según la antigua costumbre, días antes del Festival Qixi, las personas derraman tierra en una pequeña tabla de madera, siembran semillas de maíz y dejan que crezcan plántulas verdes y tiernas. También remojan frijoles o trigo en un tazón de porcelana y esperan a que crezcan los brotes, los cuales son luego atados en un paquete con cuerdas de seda de colores rojo y azul. De esta forma piden buenos deseos para los hijos.

 

Adorar a Zhinv: Es una actividad para las niñas y las jóvenes. Generalmente invitan a unas amigas a sentarse alrededor de una mesa con ofrendas bajo la luz de la luna. Después de encender el incienso, todas comienzan a comer frutas, mientras miran a la estrella “Vega”, a que piden un buen marido o una vida feliz.

 

Escuchar susurros: En algunas áreas, cuando cae la noche en el Festival Qixi, muchas chicas se esconden debajo de las parras de uvas para escuchar los susurros de Niulang y Zhinv. Quien logre oírlos obtendrá un amor de mil años.

 

Comer el Qiaoguo: Conocido también como Qiqiao Guozi (pasteles del festival para pedir habilidades), es la comida más famosa del Festival Qixi. Preparada principalmente con aceite, harina, azúcar y miel, es una ofrenda tradicional, que toda la familia degusta en el patio en la noche del festival.

 

Lavarse el cabello: En muchas zonas a las muchachas les gusta lavarse el cabello con el líquido de los árboles durante el Festival Qixi. Se dice que no solo las hace ver más jóvenes y hermosas, sino que también permite que las solteras encuentren un buen marido.

 

Anudar una cuerda roja: Si hay niños enfermos en casa, los padres suelen hacer siete nudos en una cuerda roja. Luego la cuelgan en el cuello del niño o la atan a su cabello, y oran por su salud y longevidad.

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号