Primera página>China y América Latina

Periodistas recuerdan el terremoto de Wenchuan

2018-05-16 17:10:00 Source:China Hoy Author:MICHAEL ZÁRATE
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

De izq. a der.: Los periodistas Sara Romero, Mavi Doñate, Adrián Foncillas, Wang Mangmang y Pablo Díez en el Instituto Cervantes. Daniel Esparza

Por MICHAEL ZÁRATE

El Instituto Cervantes llevó a cabo el 11 de mayo en Beijing la mesa redonda “Corresponsales: empatía ante el desastre”, en la que cuatro periodistas españoles y una china compartieron sus experiencias en cuanto a la cobertura de catástrofes naturales, como el terremoto ocurrido hace diez años en Wenchuan, en la provincia china de Sichuan.

Pablo Díez, corresponsal del diario español ABC y quien moderó la mesa redonda, recordó que Asia es una de las regiones del mundo más expuestas a catástrofes naturales. En sus trece años viviendo en este continente, Díez ha debido cubrir desastres como los terremotos de Indonesia en 2006 y de Wenchuan en 2008, así como el tsunami de Japón en 2011.

“Para un periodista cubrir una catástrofe natural no es solamente un reto profesional, sino también personal, porque no podemos evitar también quedar sobrecogidos ante las imágenes de la devastación”, mencionó Díez, quien recientemente ha publicado la novela Fukushima mon amour, como resultado de su experiencia en la cobertura del tsunami de Japón. “Enfrentarse a esas situaciones exige a un periodista dar lo mejor de sí mismo en ese momento y tener también una empatía con las víctimas”.

Los periodistas participantes en la mesa redonda, al lado de la directora del Instituto Cervantes, Inmaculada González Puy (primera a la izq.). Instituto Cervantes

Wang Mangmang, periodista y presentadora de CGTN (la Televisión Central de China), estuvo hace diez años en Wenchuan y rememoró los difíciles momentos que vivió al informar sobre el terremoto. “Me hizo reflexionar sobre la preocupación humanitaria y sobre la necesidad de realizar una cobertura objetiva, así como de qué forma acercarse a los sobrevivientes”, expresó. “Debemos pensar siempre en la situación del otro, ahí está el límite”.

Wang, quien recibió galardones en China por la cobertura desempeñada, señaló que uno de los momentos que recuerda con más afecto fue cuando la comunidad china en Canadá se contactó con ella para realizar una donación a favor de los damnificados del sismo. “Al regresar a Beijing lloré por todo lo que había vivido y visto. A veces, cuando pasaba por algunas obras en construcción o cuando veía máquinas excavadoras me ponía a llorar. Eso me duró mucho”, compartió Wang con el público asistente al Instituto Cervantes.

La mesa redonda se realizó en la víspera de los actos de conmemoración por los 10 años del terremoto de Wenchuan. Instituto Cervantes

Una montaña rusa emocional

Adrián Foncillas, corresponsal de El Periódico (de Cataluña, España), fue otro de los periodistas que estuvo en Wenchuan. Foncillas recordó haber vivido de forma muy intensa dicho sismo, pues había ocurrido en el país en el que lleva residiendo desde 2006. “Recuerdo la experiencia como una montaña rusa emocional. Hubo momentos muy duros y otros de extrema felicidad. Recuerdo que estaba en un pueblo muy alejado y cuando llegaron los militares con los víveres, la gente prácticamente los recibió a besos”, dijo. “Yo creo que los chinos, en ese sentido, son mucho más latinos, mucho más mediterráneos, mucho más afines a nosotros”.

El 12 de mayo de 2008, un terremoto de magnitud 8,0 sacudió Wenchuan, en la provincia de Sichuan (China), lo que causó la pérdida de 70.000 vidas humanas y dejó unas 18.000 personas desaparecidas.

Sara Romero, corresponsal de Antena 3 (España) en Beijing, compartió sus vivencias al cubrir el terremoto de Nepal en 2015 y manifestó que siempre trató de no difundir imágenes escabrosas, en lo que fue un constante debate interno en ella. “Estamos hablando de un terremoto que dejó 9000 muertos y 22.000 heridos. Incluso estando allá no te das cuenta de la magnitud hasta que pasan los días y las historias personales te la reflejan”, dijo Romero, quien aquella vez estuvo acompañada por el camarógrafo Daniel Esparza.

Mavi Doñate, corresponsal de Radio Televisión Española (RTVE), a quien le tocó informar sobre los terremotos de Pisco (Perú) en 2007 y de Nepal en 2015, hizo hincapié en que en estas catástrofes debe salir a relucir la capacidad moral y la formación de los periodistas para que no se desvirtúe la realidad ni se juegue con el morbo. “Un periodista tiene la labor de saber contextualizar, explicar causas y consecuencias, sino viviríamos en un mundo, como ya algunos pretenden, de locura de imágenes”, puntualizó. “Las imágenes hay que ordenarlas y explicarlas”.

Finalmente, el moderador Pablo Díez indicó que la cobertura de catástrofes naturales nos permite pensar en la gran responsabilidad de los medios de comunicación a la hora de informar sobre las víctimas. “Como decía el maestro de periodistas, (Ryszard) Kapuscinski, para ser buen periodista hay que ser buena persona”.

 
Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号