Primera página>China y América Latina

China-Ecuador: el tiempo de la cosecha

2018-07-05 14:18:00 Source:China Hoy Author:MICHAEL ZÁRATE
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

Rubén Flores Agreda, ministro de Agricultura y Ganadería de Ecuador. Michael Zárate

Por MICHAEL ZÁRATE

No pisaba Beijing desde hacía 20 años, cuando participó en un curso sobre el modelo económico chino en la Universidad Renmin de China. Desde aquel 1998, mucha agua ha corrido bajo el puente: China ha asumido una mayor importancia en la gobernanza mundial y Rubén Flores es hoy ministro de Agricultura y Ganadería de Ecuador. Él volvió a la capital china para participar en el Primer Congreso Internacional del Bambú y el Ratán. Tras 20 años el mundo parece ser otro, pero el objetivo es el mismo: cómo materializar el desarrollo sostenible.

China Hoy (CH): Señor ministro, usted acaba de asistir a un congreso en el que se ha discutido cómo la producción del bambú y el ratán puede beneficiar también una política de desarrollo sostenible. ¿De qué manera cree que China y Ecuador pueden unir fuerzas en esta cruzada?

Rubén Flores (RF): Lo más importante de este congreso ha sido su especificidad en el bambú. Ese esfuerzo tan concentrado y específico te da muchas pistas para garantizar cómo puedes consolidar la construcción de desarrollo sostenible: definiendo políticas públicas y articulando esfuerzos innovadores y tecnológicos que hemos visto acá en China. La cultura china ha desarrollado una riqueza inmensa y milenaria con el bambú y el ratán, con más de 350 subproductos elaborados. Esto puede ser un elemento de alianza estratégica entre los países. El congreso nos ha servido también para ver cómo desde el bambú y su especificidad podemos hacer una cooperación Sur-Sur mucho más específica, muy concreta en términos de intercambio de talento humano, de intercambio de conocimientos y de intercambio de innovación, a través de los esfuerzos de artesanos, industriales y de la tecnología.

CH: En el videomensaje que ofreció en el congreso, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, mencionó el uso del bambú en Ecuador para la construcción de viviendas. ¿Cómo podría China contribuir para que la producción de bambú en Ecuador se enfocara también en otros objetivos?

RF: Creo que lo más importante es el tamaño y la escala. Tú construyes una casa en función de un esfuerzo, de una metodología, de un diseño específico. Lo que te puede aportar China es la construcción a escala. Nosotros tenemos un programa para la construcción de 300.000 viviendas, de las cuales 190.000 serán gratuitas. La posibilidad de hacerlo a escala en la costa y la amazonía de Ecuador, con tecnología industrial como lo hace China, puede ser el principal aporte en los próximos años para nuestro sector de la construcción, planteado por el presidente Lenín Moreno en los planes “Toda una vida” y “Casa para todos”.

CH: Como hemos dicho, la producción de bambú y ratán apunta a promover el desarrollo sostenible, un objetivo que no es ajeno a la lucha contra los efectos del cambio climático en el mundo. Como ministro de Agricultura, y a un año del anuncio de EE. UU. de retirarse del Acuerdo de París, ¿cómo observa las medidas que China está tomando en materia medioambiental? ¿Cuál es la posición de Ecuador?

RF: Yo creo que China ha sido muy pragmática en términos de las alianzas y su estrategia geopolítica. Está planteando una estrategia propia frente a todo lo que está pasando geopolíticamente en el mundo. Al ser firmante del Acuerdo de París, Ecuador entiende la importancia de este congreso del bambú realizado en China, que finalmente demuestra el interés, el pragmatismo y las ganas de realizar las cosas. Para nosotros, que somos países en desarrollo menor, estos ejemplos nos permiten garantizar que un aterrizaje eficiente de la cooperación Sur-Sur aporte mayores elementos al Acuerdo de París, y vayamos así más allá de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

El ministro de Agricultura y Ganadería de Ecuador, Rubén Flores Agreda, durante la entrevista con China Hoy.

Embajada de Ecuador en China 

CH: ¿Qué resultados concretos se consiguieron en la reunión que usted sostuvo con el viceministro de Agricultura y Asuntos Rurales de China, Han Jun?

RF: Aprovechando “la cruzada del charco” –como decimos nosotros cuando atravesamos el océano–, era importante no solo participar activamente en el congreso del bambú y el ratán, sino también articular y fortalecer la reunión bilateral con China. En ese sentido, mi reunión en el Ministerio de Agricultura implicó la necesidad de profundizar el Memorando de Entendimiento. Está por concretarse en septiembre una visita del presidente de Ecuador, Lenín Moreno, a China y la idea es que cuando él venga podamos consolidar la firma de la profundización del acuerdo que tiene básicamente tres componentes.

El primero es garantizar un acceso al mercado chino. China tiene una balanza comercial positiva, mientras nosotros la tenemos negativa. Nosotros podemos complementar el esfuerzo de abastecer de productos a la población china, lo que implica seguir vendiendo sobre todo los productos en los que somos competitivos comparativamente, como frutas y hortalizas. Entonces, buscamos profundizar el acceso a la pitahaya, al aguacate, a la piña, al plátano. Son parte de las tareas que conversamos y que llevarán a este acuerdo.

El segundo componente tiene que ver con la posibilidad de movilizar talento humano, específicamente para la especialización de la economía agrícola y la preparación de todo el proceso agropecuario. China tiene un avance importantísimo allí y la idea es aprovechar ese avance.

Y el tercer componente es articular sobre todo una cooperación Sur-Sur que profundice el tema del valor agregado, no solo en el caso del bambú, como lo estamos haciendo ahora, sino en toda la generación de la producción agropecuaria. China ha avanzado también de una manera importante en agregar valor a la producción y a la materia prima, y eso es lo que queremos profundizar en este esfuerzo.

CH: A propósito del primer componente, en noviembre de este año se realizará en Shanghai la Primera Feria Internacional de Importaciones de China. ¿Cómo toma esta oportunidad el Gobierno ecuatoriano?

RF: Es un elemento fundamental de lo que hemos hablado en el Ministerio de Agricultura. Vamos a preparar tanto la venida del presidente Moreno como la participación de empresarios ecuatorianos en la feria de importaciones en Shanghai en términos de promoción. Porque al final hay que verlo así: tener una primera feria con importadores chinos de alimentos es parte también de que nosotros podamos promocionar agresivamente todo lo que sabemos hacer bien en términos de productos alimenticios. Así que estaremos muy activos en esa feria para poder aprovecharla totalmente.

El ministro de Agricultura y Ganadería de Ecuador, Rubén Flores Agreda, durante la entrevista con China Hoy.

Embajada de Ecuador en China 

CH: Señor ministro, usted es economista y comenzó en el sector público como viceministro de Comercio Exterior. ¿Cómo evalúa usted el actual panorama económico mundial y la defensa del libre comercio hecha por China, en un momento en el que el proteccionismo parece estar ganando terreno en algunos países?

RF: Mi lectura es que tenemos un mundo que poco a poco se está recuperando de una crisis global sistémica. Sin embargo, algo está funcionando mal en el modelo económico predominante, que es el modelo business as usual (negocios como siempre), porque el resultado es que tienes mayor riqueza, pero también mayor concentración de ella. No puede ser posible que un ciudadano en el mundo tenga la capacidad de generación de ingresos de 60 países. Ese nivel te genera un desequilibrio importante y genera también desequilibrios ambientales importantes.

Entonces, el modelo tiene que reconsolidarse y creo que China tiene allí un rol importantísimo, desde la perspectiva de su liderazgo en términos de entender que la discusión es cómo consolidar un mundo más justo y más equitativo.

Por ejemplo, si del cacao que genero y vendo a 2 dólares el kilo, la industria del chocolate en Europa paga 14 dólares el kilo, pues hay una gran brecha entre la materia prima y el valor agregado cuando se establecen los precios. El 78 % de los precios se queda en Europa y apenas el 22 % va a América Latina o África. Me parece que eso es parte de lo que debemos analizar para garantizar un ejercicio de libre mercado que tenga un resultado más justo, a través de mejores distribuciones de esos márgenes.

CH: ¿Cuándo fue su primera visita a China?

RF: Hace exactamente veinte años. Fue justamente para estudiar el modelo económico chino en la Universidad Renmin durante tres meses. En ese entonces pude conocer a detalle el modelo económico chino y ver cómo estaba en construcción la ciudad de Beijing de una manera acelerada. Sin embargo, en estos veinte años, como parte de mi experiencia en el sector público, he mantenido una relación con el Ministerio de Ciencia y Tecnología de China y he podido trabajar con el Gobierno chino en todo lo que fue la cooperación frente al tema del terremoto de 2016. Y estuve en la visita del presidente chino, Xi Jinping, a Ecuador, en donde también pudimos consolidar un programa de asistencia técnica importante y de recuperación posterremoto.

CH: Y después de 20 años, ¿qué es lo que más le ha sorprendido de Beijing?

RF: Primero, veo una ciudad más ordenada. Segundo, veo ya realizadas construcciones importantes. Tercero, veo también un avance a nivel tecnológico, así como un nivel de contenido rico y sólido, por ejemplo, en cuanto al desarrollo sostenible. En el congreso en el que hemos participado hemos visto más de 200 títulos de investigación sobre el bambú que están ya al servicio del conocimiento global. Eso es importante. Entender que el conocimiento no solo se quede en China, sino que realmente podamos aprovecharlo también en otras partes del mundo.

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号