CHINAHOY

HOME

2012-April-6 09:42

“China representa una oportunidad para Bolivia”

Entrevista al embajador de Bolivia en Beijing, Guillermo Chalup Liendo

Por WU KAI y MICHAEL ZÁRATE

No es su primera vez en China. Hace cinco años llegó como agregado de Defensa de la Embajada de Bolivia y pudo viajar por 21 ciudades. Su memoria tiene un lugar especial para Jinggangshan, la ciudad base de la revolución liderada por Mao Zedong. El embajador Guillermo Chalup asume hoy su nueva responsabilidad con la intención de profundizar una relación bilateral cada vez más estrecha, simbolizada, por ejemplo, en la construcción del primer satélite boliviano Túpac Katari. He aquí las impresiones del embajador sobre este y otros temas.

El embajador Guillermo Chalup Liendo.

China Hoy (CH): Usted fue agregado de Defensa de la Embajada de Bolivia en China durante 2007 y 2008. Esta vez, ha sido nombrado embajador en Beijing. ¿Qué cambios en China y en la relación bilateral ha percibido usted en estos últimos cinco años?

Guillermo Chalup Liendo (GCL): Lo podemos ver desde dos puntos de vista. Por ejemplo, desde el punto de vista físico. Cuando llegué en 2007 vi una China que se preparaba para los Juegos Olímpicos; por donde uno caminaba veía edificaciones nuevas, era algo impresionante. En cuanto a las relaciones bilaterales, en el año 2007 éstas ya estaban fortalecidas. Sin embargo, en 2009 se abrió una puerta mucho más grande con el tema del satélite. A partir de ahí, las relaciones se han vuelto mucho más fuertes y sólidas. Una mayor cantidad de empresas chinas visitan Bolivia, hay una mayor cantidad de visitas recíprocas entre nuestras autoridades y no nos olvidemos la visita del señor presidente Evo Morales Ayma en agosto del año pasado. Estas son muestras de que las relaciones bilaterales, desde 2007, se vienen fortaleciendo de manera más rápida y acelerada. No nos olvidemos que el presidente Evo Morales ha declarado a China como aliado ideológico y estratégico, y en ese sentido se viene trabajando.

CH: Precisamente, en agosto del año pasado, China Hoy pudo hacerle una entrevista exclusiva al presidente Evo Morales, quien destacó el inicio de la cooperación sino-boliviana en materia aeroespacial. Si hay un hecho que simboliza esta colaboración es el satélite boliviano Túpac Katari, que podría estar en órbita a fines de 2013 o principios de 2014. ¿Cómo va este proceso?

GCL: Está en una de las mejores fases. Durante la visita del presidente Evo Morales el año pasado se firmó el acuerdo para la construcción del satélite, que será entregado en 2013. Esto tiene consecuencias muy positivas para Bolivia. Tanto la CAST (Academia Espacial de Tecnología), que está encargada de la fabricación del satélite, como la ABE (Agencia Boliviana Espacial) se encuentran en constantes contactos y a la espera de enviar los técnicos que se van a preparar para el manejo de nuestro satélite. Y su impacto será mucho más grande, pues con nuestro satélite el presidente tiene el objetivo de que el 100% de los bolivianos estén comunicados. El satélite tiene un impacto no sólo en el sector de las telecomunicaciones, sino también en los de telemedicinas, teleeducación y comunicación militar, que es también importante para la seguridad de nuestras fronteras. Por supuesto que de acá a un tiempo esperamos que en un segundo lanzamiento contemos ya con tecnología propia o creada por científicos bolivianos. Sin embargo, hasta el momento, todas las fases del primer satélite boliviano se han ido ejecutando sin ninguna novedad.

El embajador Chalup recibe a los periodistas de China Hoy. Fotos de Dong Ning

CH: En febrero, la Cámara de Diputados de Bolivia aprobó un préstamo del Gobierno de China por 108 millones de dólares para la compra de 6 helicópteros chinos Harbin H425, los cuales servirán para tareas civiles de apoyo a la lucha contra el narcotráfico. Es más, en diciembre del año pasado, el presidente Evo Morales anunció el ingreso de 6 aviones chinos K8 para la lucha antinarcóticos. ¿Cuál es su apreciación sobre la colaboración china en este flagelo que afecta a Bolivia?

GCL: Mi gobierno, desde la expulsión de los organismos de la DEA (la Agencia Antidrogas de Estados Unidos), ha asumido la lucha contra este flagelo con sus propios recursos y ha sido una permanente preocupación de nuestro presidente y del Ejecutivo el tecnificar y llevar a cabo una lucha contra el narcotráfico de la mejor forma posible. Es por eso que se adquieren aviones K8, que serán destinados también a la lucha contra el narcotráfico. De igual forma, los helicópteros H425 están destinados a trabajos en áreas de defensa civil en caso de desastres naturales. Desde luego, estos helicópteros pueden ser utilizados, si corresponden, en la lucha contra el narcotráfico. Como ven, hemos tomado la decisión de luchar contra el narcotráfico con nuestros propios medios y acá juega un papel muy importante la República Popular China, porque a través de los empréstitos que nos está realizando nos permite la adquisición de todos estos artefactos que van a ir en beneficio de las múltiples actividades que mi gobierno puede encarar.

CH: China también colabora con Bolivia en la construcción de su primer parque eólico en la región de Tarija –rica en hidrocarburos–, en la exploración de yacimientos de litio y en proporcionar maquinaria para el Comando de Construcción que pondrá en marcha el Ejército de Bolivia. ¿Cómo profundizar aún más la relación bilateral? ¿En qué otros sectores podría hacerse presente la cooperación y la inversión china?

GCL: Las relaciones bilaterales se han incrementado bastante y las áreas en las que se puede trabajar son múltiples. Una de ellas es el parque eólico en la zona de La Ventolera, a 10 km de la ciudad de Tarija, donde se piensan instalar todos los aerogeneradores, cada uno con 1,5 MW, con lo que estaríamos tratando de generar 21,5 MW en total de los 14 aerogeneradores que se pretenden colocar. Sería el primer parque eólico en nuestro país. Tenemos grandes zonas en Bolivia, especialmente en el altiplano, donde el viento es también una fuente permanente de energía. La decisión de mi gobierno es buscar cada vez más la energía limpia, producida por el viento o el sol y que no genere daños al ecosistema. Nuestro gobierno está muy comprometido con el ecosistema y la protección de la Madre Tierra. Las empresas chinas, como Sinomach, se encargarán de implementar este parque eólico.

Ustedes me preguntan en qué otras áreas podría incursionar China. Son múltiples áreas las que tenemos todavía en Bolivia, como la hídrica, los trenes de alta velocidad, la explotación eólica, los recursos petroleros y los recursos minerales. Tenemos también otras empresas que están trabajando en el salar de Coipasa (Oruro). Quiero informarles que Bolivia tiene el salar más grande del mundo, con más de 10.000 km² de extensión, cuya riqueza se considera que sobrepasa el 50% de la reserva mundial de litio. Hay muchos casos en los que podríamos desarrollar empresas binacionales –interestatales sería lo ideal– para generar un mayor desarrollo en ambos pueblos.

CH: A fines de enero pudimos enterarnos que el dragón chino fue la principal atracción en una popular feria celebrada en La Paz. Un buen eslabón entre los dos países es la Casa de la Cultura China Tian He, en La Paz, donde desde hace 15 años se cultivan las artes marciales chinas, se ofrecen seminarios de comida china y cursos de idioma chino. ¿Cómo ha ido asimilándose la cultura china en Bolivia?

GCL: Esto es muy interesante. Si bien la tecnología nos permite ahora estar más unidos, yo pienso que Bolivia ha estado en el pasado muy aproximada a lo que es Asia, a lo que es China. Hay una similitud muy importante y muy interesante en cuanto a creencias. Eso me causó mucha admiración en 2007 –cuando llegué por primera vez a Beijing– porque al igual que en mi país la víbora es acá signo de suerte; el sapo también simboliza suerte. Vi que el dragón chino se asemejaba a la serpiente. Todo eso impresiona cuando uno conoce ambas culturas.

Los 24 de enero de cada año en Bolivia se celebra una popular fiesta llamada “Alasita” (“cómprame” en lengua aimara), donde se compran cosas en miniatura y justamente se venden artículos hechos por nuestros artesanos. Evidentemente, en algunos puestos estuvieron los dragones chinos, lo cual significa también un acercamiento entre las culturas china y boliviana. Otro buen ejemplo es la Casa de la Cultura China, que viene funcionando desde hace 15 años. Además, quiero decirles que yo desde niño ya tenía contacto con la cultura china.

CH: ¡Qué interesante! ¿De qué forma?

GCL: Justamente a través de las artes marciales que practicábamos en el colegio. También practicábamos artes marciales en las Fuerzas Armadas; les estoy hablando de alrededor de 1980. Ya teníamos mucho contacto con las películas de artes marciales, las cuales eran muy apreciadas por los jóvenes de esa época. Y paso a decirles lo que para el boliviano representa China: una oportunidad. Una oportunidad de hacer un intercambio comercial, una oportunidad de visitar China para ver qué negocios se pueden hacer. Tanto las empresas privadas como las estatales quieren también un nexo de integración para trabajar en forma conjunta. Entonces, hay una visión muy grande en Bolivia de lo que es China actualmente.