CHINAHOY

HOME

2013-January-29 14:32

Cuando budismo e Internet se unen

Por TANG YUANKAI

MUCHA gente, extranjeros incluidos, conoce al Venerable Maestro Xuecheng, abad del Templo Longquan, gracias a Internet. Este abad de tres templos, actual miembro del Comité Permanente del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, vicepresidente de la Asociación Budista de China y vicepresidente de la Academia Budista de China, es también un experimentado bloguero.

En febrero de 2006, cuando los blogs eran una novedad en China, el Maestro Xuecheng creó el suyo y fue el primero del círculo budista chino en escribir y predicar en línea. El 11 de abril de 2009 abrió una cuenta en Weibo –el microblogging chino– para difundir la sabiduría budista de manera más eficaz entre la gente.

El Venerable Maestro Xuecheng. Cnsphoto

 

Seguidores en todo el mundo

El 17 de febrero de 2011, el Maestro Xuecheng empezó a publicar en su cuenta de Weibo mensajes en ocho idiomas (chino, inglés, francés, ruso, español, alemán, japonés y coreano). En la actualidad, cuenta ya con un equipo de más de 170 traductores voluntarios a tiempo completo o parcial, procedentes de más de diez países.

Los nuevos medios de comunicación han convertido al mundo en una aldea global. Por ello, el Maestro Xuecheng sostiene la necesidad de conocer y dominar los medios modernos de comunicación, los cuales facilitan los intercambios con todos los sectores sociales. De este modo, los maestros del templo podrán servir mejor a la sociedad y aplacar la angustia de la gente.

Según la procedencia de los ciber-nautas que visitan su blog y su cuenta en Weibo, los fans del Maestro Xuecheng están distribuidos por más de 100 países y regiones del mundo. Su popularidad on line es comparable a la de las estrellas de cine. En las dos principales plataformas de Weibo el Maestro ha logrado superar ya los 200.000 seguidores.

El budismo tiene el concepto de causalidad y condicionamiento. Según Xuecheng, su blog demuestra esta causalidad: “Un amigo abrió una cuenta de blog y me la regaló. No me parecía bien rechazarla”.

“Para una autocultivación budista, que incluye la meditación, el pensamiento zen y el rezo, no es necesario acceder a Internet. Sin embargo, a los creyentes y extranjeros les resulta difícil ir todos los días al templo a aprender el budismo. Entonces, desde el punto de vista de difusión y de beneficio de los creyentes, el Internet parece ser un elemento muy importante”, añade. Xuecheng recuerda, además, que nunca imaginó que su blog llegaría a alcanzar tanta influencia. Posteriormente, se dio cuenta de que el sitio Web podía unir al budismo con la sociedad, acortar las distancias, difundir los principios de piedad, igualdad y armonía, y ofrecerle a la gente una mayor oportunidad para conocer el budismo.

16 de abril de 2010. La Asociación Budista de China celebra, en el Templo Lingguang (Beijing), la Asamblea Dharma de Bendición y Donación para la zona damnificada de Yushu. CNSPHOTO

La prédica on line

El Maestro Xuecheng contesta personalmente y a diario las inquietudes de los cibernautas.

Uno de ellos le preguntó: “¿Cómo eliminar el resentimiento?”. Su respuesta fue: “Desechar el resentimiento no solo es para perdonar a los demás, sino también para liberarse uno mismo”. Otro seguidor le expresó la confusión de vivir en una sociedad en la que predomina el dinero, a lo que el Maestro respondió: “La vida necesita un propósito, una dirección y una meta”.

“En los últimos años, especialmente en la última década, el desarrollo económico de China ha sido vertiginoso. Cuando se satisfacen las necesidades materiales, las espirituales y religiosas se incrementan. Se trata de un nuevo fenómeno surgido por el desarrollo social”, explica Xuecheng. Por ello, la religión atrae a personas de diferentes ámbitos, niveles y edades. “Durante este proceso, el budismo, el taoísmo y el islamismo lograrán su propio desarrollo en diferente medida”, añade.

Xuecheng tomó el hábito en el Templo Guanghua (provincia de Fujian) en 1982, cuando tenía 16 años de edad. En 1989 ascendió a abad del templo y se convirtió en el monje más joven y de mayor nivel educativo (maestría) en asumir tal cargo entre todos los templos del budismo han. Poco tiempo después, el Templo Guanghua recibió los elogios de Zhao Puchu, entonces presidente de la Asociación Budista de China, quien lo consideró “uno de los tres templos modelos de China”. En 2004, Xuecheng comenzó a desempeñar el cargo de abad del Templo Famen (provincia de Shaanxi) y en 2005, el de abad del antiguo Templo Longquan, situado al pie de la Cordillera Fénix, en Beijing.

Además de impartir clases a monjes y creyentes, Xuecheng dedica sus esfuerzos a promover la cooperación entre los círculos académico y budista, para lo cual invita al templo a estudiosos y expertos para que diserten sobre la cultura tradicional. Al mismo tiempo, ha abierto las puertas del templo a todos los visitantes, al organizar tradicionales asambleas Dharma y admitir a los creyentes deseosos de aprender el budismo y de cultivarse en el templo.

El sitio web del Templo Longquan ha establecido, a su vez, la Academia Budista de China en Línea. Gracias a videos y grabaciones on line se pueden recibir clases de budismo. El 8 de agosto de 2008, la plataforma cultural en Internet, La Voz de Longquan, fue puesta en servicio con un contenido basado en el budismo, aunque contempla también el taoísmo y el confucianismo. Asimismo, intenta reunir los pensamientos esenciales de la cultura china y mundial, interpreta los temas de interés sobre la sociedad y la vida de la gente según los valores tradicionales chinos, y promueve los valores universales de la cultura china. A pesar de sus múltiples ocupaciones, el Maestro Xuecheng insiste en revisar personalmente los artículos y contestar las dudas de su audiencia. Hasta la fecha, su sitio web en las versiones de chino, inglés y japonés ha recibido la visita de usuarios de más de 170 países y regiones.

“El budismo siempre ha estimulado el amplio establecimiento de las relaciones de amistad. Desde un inicio, el budismo ha servido a la gente. La manera de difundir y predicar el budismo debe cambiar de acuerdo con el paso de los tiempos”, indica Xuecheng. A pesar de que las doctrinas son antiguas y muy tradicionales, los budistas no viven anquilosados en el pasado.

El budismo, que entró en China hace 2.000 años, nunca ha sido una reliquia histórica, sino que se ha integrado en la cultura china y en la vida de la gente. Xuecheng señala que “en esta era de globalización, frente a desafíos como la contaminación medioambiental, el desequilibrio ecológico y la escasez de recursos, el budismo chino debe cargar con la responsabilidad social de promover una cultura tradicional y de fomentar una civilización que tome en cuenta lo espiritual”.

“Los extranjeros interesados en China probablemente conozcan nuestro país solo gracias a un canal estrecho como Weibo”, ha dicho Xuecheng, “El intercambio cultural es mutuo. En este proceso se producen choques y fricciones, pero también puntos coincidentes”, recuerda el Maestro, quien cree que con conocimientos comunes se podrán establecer más amistades.

El blog del Maestro Xuecheng.


La caridad diaria

Según el Maestro Xuecheng, para los monjes y laicos budistas, entrar en la sociedad y servir a la gente tienen la misma importancia que la de ayudar a la gente a lograr una serenidad en el alma a través de diversos medios de comunicación. Por ello, en otoño de 2006 y gracias a una iniciativa del Maestro Xuecheng y de otras personalidades, se estableció la Fundación Caritativa Ren Ai, la cual busca promover la piedad entre la gente. “Las obras de caridad en el budismo no se limitan a la ayuda material, sino también a la espiritual. Los beneficiados purificarán su alma mientras reciben la ayuda material”, explica Xuecheng.

A raíz de los desastres causados por la nieve en el sur del país y del terremoto de Wenchuan de 2008, la Fundación logró recaudar más de 16 millones de yuanes en ayuda para los damnificados. Luego del terremoto de Yushu de 2010, se destinaron más de 2 millones de yuanes a la construcción de una escuela de 3.500 m2, la mayor en la zona afectada. El Maestro Xuecheng presidió personalmente varias asambleas Dharma de bendición y oró por la prevención de los desastres y la buena salud de los sobrevivientes.

Historia y Tradición

  • El sueño chino,ml sueño
  • Sesiones de la APN y la CCPPCh en 2012
  • Cumbre sobre el cambio climático de Durban
  • Serpiente emplumada americana y dragón chino
  • Guizhou Mirando hacia el futuro