CHINAHOY

HOME

2011-October-26 15:15

La ingeniería aeroespacial y los aportes a la humanidad

4-cfp393307805-.tif

Calabaza “espacial” de 220 kg de peso. CFP

La ingeniería aeroespacial y los aportes a la humanidad

El mundo cambió tras el lanzamiento del primer satélite.

Por LOURDES FERNÁNDEZ

EN un mundo globalizado como el actual, vivir sin saber lo que acontece alrededor es casi imposible, pues la mayor parte de la Tierra está conectada mediante satélites de telecomunicaciones, de navegación y de exploración, que han facilitado que el ser humano pueda hoy desde prevenir desastres naturales hasta tomar medidas para hacer un mejor uso de las materias primas.

El desarrollo de la tecnología aeroespacial ha generado beneficios sociales y económicos para la humanidad. Es por eso que, en la actualidad, un gran número de países en vías de desarrollo han incluido entre sus planes estratégicos de desarrollo, la investigación y el uso de la tecnología espacial.

Particularmente, el desarrollo de los satélites ha aportado una serie de beneficios a sectores como la agricultura, la geopolítica, la silvicultura, la seguridad y la prevención de desastres naturales para poblaciones en situación de riesgo. Los satélites de telecomunicaciones han unido a las zonas más remotas con las urbes, al igual que el sistema de navegación se ha visto beneficiado con los sistemas GPS; mientras que, de forma indirecta, ha contribuido a la medicina, el desarrollo de nuevos materiales, y de dispositivos electrónicos portátiles, entre otros.

Beneficiosa para la vida diaria

Pero la pregunta es de qué manera puede beneficiar la tecnología aeroespacial a la vida cotidiana. Dar una respuesta nos tomaría muchas páginas. De modo breve, podríamos decir que, dada su rigurosa aplicación científico-técnica, se exige que no haya un mínimo fallo de error humano en los dispositivos que se utilizan en el espacio, pues este campo de acción es inaccesible a la intervención humana. Los aparatos e inventos de la tecnología aeroespacial, precisamente por su exactitud y precisión, pueden solucionar una serie de problemas terrestres. Sin embargo, la tecnología terrestre no puede solucionar problemas en el espacio. De ahí la gran ventaja de los desarrollos tecnológicos espaciales, que pueden ser adaptados para solucionar necesidades de la vida cotidiana de la manera más simple.

Consciente de esta ventaja, la actividad de la industria espacial a nivel mundial reportó un incremento de 7% en 2010, según Space Foundation, al alcanzar los presupuestos gubernamentales para este sector los 261.610 millones de dólares. Un notorio incremento en sus inversiones en este área lo registró la India el año pasado.

Se calcula que son más de 30.000 los inventos realizados desde hace 50 años, cuando se lanzó el primer satélite artificial, y que han hecho posible no sólo los viajes espaciales y la llegada del hombre a la Luna, sino que han mejorado también la calidad de vida del ser humano.

El spin off y los cambios en la sociedad

Como spin off se conocen a los experimentos de tecnología espacial que son utilizados en la industria no espacial. Cada año se realizan varios spin off de tecnología espacial que generan importantes cambios en la sociedad.

Hay un sinnúmero de objetos desarrollados para uso espacial que, al adaptarlos a la vida cotidiana, han revolucionado la medicina, la agricultura y la calidad de vida. Por ejemplo, en la medicina se utiliza el TAC, Tomografía Axial Computarizada, una avanzada prueba para detectar tumores, que fue utilizada por primera vez para detectar imperfecciones en los componentes espaciales.

Otro ejemplo es el termómetro infrarrojo, que se creó para medir la temperatura de los cuerpos celestes. Hoy en día se utilizan modernos termómetros que se introducen en el conducto auditivo y, en menos de dos segundos, informan la temperatura corporal. Otro aporte a la medicina son los aparatos de densitometría utilizados para medir la descalcificación ósea. Estos inicialmente fueron utilizados en los astronautas para medir la debilidad muscular y la descalcificación acelerada de los huesos, en vista de que se enfrentaban a cambios fisiológicos drásticos (como la ingravidez) y se necesitaban determinar con precisión los puntos débiles mediante dispositivos con sensores sensibles y exactos que estaban conectados a una computadora y que después éstas las convertían en imágenes detalladas. Así nació el equipo de densitometría que hoy se utiliza en los hospitales.

Otro aporte en la medicina es el hoy llamado ergómetro, una bicicleta estática como la que usan los astronautas en las estaciones orbitales, en donde una pierna pedalea más lenta que la otra. Esto se utiliza hoy en la medicina para detectar anomalías en las piernas de manera muy precoz.

Y así, no pararíamos de enumerar el sinfín de productos que han revolucionado y mejorado la calidad de vida del ser humano, como, por ejemplo, el uso de plásticos y vidrios irrompibles y que no se rayan, que se utilizaron en los cascos de los astronautas y las cabinas espaciales. De estos materiales hoy tenemos los vidrios de seguridad para bancos, cascos más livianos y resistentes, anteojos de sol irrompibles, lentes de contacto blandos, pero resistentes a los rayones. De los trajes de los astronautas y el polvillo utilizado para transformar la orina en gel salieron los pañales desechables y las toallitas femeninas para la mujer. Los colchones de espuma que hoy utilizamos son los mismos que utilizan los astronautas en los asientos de las naves espaciales para evitar golpes en los aterrizajes.

Otra contribución son las herramientas inalámbricas, que hoy utilizamos con frecuencia, como desarmadores y taladros, pero que inicialmente fueron fabricadas para que los astronautas pudieran trabajar en el espacio sin necesidad de cables de alimentación.

China ante el desafío tecnológico

Es decir, toda una serie de objetos que hoy utilizamos han sido aportes de la ciencia y la tecnología aeroespacial, sin incluir los beneficios obtenidos por los satélites en sus diferentes tipos y la ultima tecnología de GPS para facilitar el comercio y la navegación.

Y en este aspecto, el Gobierno chino continúa fomentando la innovación tecnológica en el país. China posee 53 zonas de desarrollo de la industria de nuevas tecnologías, que son uno de los puntos de fomento de su desarrollo económico, pues uno de sus objetivos a largo plazo es convertirse en el gigante número uno en ciencia y tecnología para 2021. Y aun cuando este país llegue algo tarde a esta carrera, esto no preocupa a los científicos chinos porque, según la Academia de Ciencias Sociales de China, “esta situación beneficiará a esta superpoblada nación, pues podrá aprovechar los avances alcanzados y las experiencias de otras naciones más desarrolladas”.

China apunta definitivamente a ser no sólo un gigante económico, sino también a perfilarse como el líder de la industria de nuevas tecnologías. Para lograr su objetivo cuenta con una establilidad política que le permite cumplir a cabalidad con sus planes quinquenales, con capacidad de recursos humanos y económicos y con colaboración a nivel global y regional, lo que se traducirá también en grandes beneficios para la región de Asia-Pacifico y para todos los organismos multilaterales a los que pertenece China.

Bien dijo el ex asesor de la NASA Scott Pace: “Están llegando paso a paso a conseguir sus objetivos”. Y pensar que todo comenzó con la invención de la pólvora y la fabricación del primer cohete (una caña de bambú que rellenaban con pólvora y tapaban un extremo y al otro le colocaban una mecha), un juguete de fuego artificial que utilizaban para alegrar sus festividades tradicionales.

De los fuegos artificiales a las naves tripuladas

  • Cumbre sobre el cambio climático de Durban
  • Serpiente emplumada americana y dragón chino
  • Guizhou Mirando hacia el futuro
  • Aprender español, la nueva moda
  • Actualidad de noviembre de 2011