CHINAHOY

HOME

2016-February-18 10:01

Explorar las maravillas históricas de Beijing

Por ZHANG LI

Una torre esquinera del Museo del Palacio Imperial.

De los 5.ooo años de civilización china han surgido muchas ciudades de historia milenaria y grandiosa riqueza cultural. Algunas fueron capitales de diferentes dinastías y conservan una gran importancia política y económica, otras fueron testigos de notables acontecimientos históricos, pero todas son famosas tanto en China como en el extranjero por sus preciosas reliquias culturales o exquisitas obras de arte. Estas ciudades, que son ventanas a la historia de China, han abrazado la civilización moderna y están adquiriendo mayor vitalidad.

EN 1982, el concepto de ciudad histórica y cultural fue adoptado formalmente por el Gobierno chino con el objetivo de proteger las ciudades que fueron centros políticos, económicos y culturales, así como sus reliquias. En octubre de 2015, habían sido registradas 127 urbes chinas como ciudades históricas y culturales. Beijing, la capital, fue la primera. Sucedió en 1982.

La antigua ciudad de Beijing estaba formada por la Ciudad Prohibida, la ciudad imperial, la ciudad interior, y la ciudad exterior. La Ciudad Prohibida fue la residencia de la familia real durante las dinastías Ming (1368 - 1644) y Qing (1644 - 1912), y actualmente es el Museo del Palacio Imperial. Por su parte, la ciudad imperial estaba situada entre la Ciudad Prohibida y la ciudad interior. Se trataba de una extensión de la Ciudad Prohibida y proporcionaba diversos servicios y seguridad a la residencia de la familia imperial. Hacia el este se extiende hasta la calle Nanheyan, hacia el oeste hasta la calle Fuyou, hacia el sur hasta Tian’anmen y hacia al norte hasta Di’anmen. La puerta Tian’anmen era la entrada principal de la ciudad imperial. Durante la posterior remodelación de la ciudad, la mayoría de las murallas de la ciudad imperial fueron derribadas. El actual Parque de Ruinas de las Murallas Imperiales fue construido sobre los restos de las murallas orientales de la ciudad imperial.

La ciudad interior, también llamada Jingcheng (ciudad capital), básicamente abarcaba la parte de Beijing que hoy está rodeada por la línea 2 del metro. Aunque las murallas de la ciudad ya no existen, los nombres de las nueve puertas permanecen. Y como la ciudad interior se divide en cuatro zonas: oeste, este, sur y norte, también se la conoce como Sijiucheng (ciudad cuatro nueve).

Al sur de las puertas Zhengyang, Chongwen y Xuankai está la ciudad exterior. A principios de la dinastía Qing, los manchúes, que anteriormente vivían en el noreste de China, se trasladaron a Beijing. El gobierno de Qing ordenó a los residentes de la ciudad ceder sus viviendas a los manchúes y trasladarse a la ciudad exterior, la cual carecía de murallas y bullía de vida. Allí habitaba la gente común, que frecuentaba las tabernas y las casas de té.

En la antigua ciudad de Beijing había un dicho: los ricos viven en el este, la clase alta en el oeste, la clase baja en el sur y los pobres en el norte. Este dicho tomó forma gradualmente durante las dinastías Ming y Qing, pero reflejaba la configuración económica de la antigua Beijing, donde una persona rica iba tocada con un gorro de la marca Ma Ju Yuan, calzaba zapatos de Nei Lian Sheng, vestía ropa de seda de Rui Fu Xiang, y su bolso estaba repleto de notas de los cuatro grandes bancos privados, ubicados a lo largo de la calle Dongsi, la calle financiera de Beijing durante la dinastía Qing.

La clase alta de la antigua Beijing la componían los miembros de la familia imperial. Durante la dinastía Qing, muchas de las mansiones de los príncipes y nobles manchúes estaban en la zona de Shichahai, formada en torno a tres lagos: Qianhai, Xihai y Houhai. El lago Qianhai lo forman Beihai (Lago del Norte), Zhonghai (Lago Central), y Nanhai (Lago del Sur), y se encuentra en el borde occidental de la Ciudad Prohibida. El área que rodea Qianhai, también llamada Xiyuan (Jardín del Oeste), fue un jardín magnífico, de gran tamaño y larga historia. Hoy, Beihai ha sido transformado en un parque, mientras que Nanhai y Zhonghai están conectados y se conocen como Zhongnanhai, que sirve como centro administrativo del Consejo de Estado de China y la Comisión Militar Central del Comité Central de China. Es también un símbolo del poder del país. Entre 1977 y 1985, una parte de Zhongnanhai estuvo abierta al público. En 2014, cuando el presidente de EE.UU., Barack Obama, visitó China, el presidente Xi Jinping lo invitó a pasear por Zhongnanhai y ambos mantuvieron una profunda charla en Yingtai.

La gente que vivía al sur de la ciudad era en su mayoría de clase baja, como artistas callejeros o vendedores ambulantes. Los que vivían al norte eran en su mayoría peones. Las condiciones tanto en el sur como en el norte de la ciudad apenas eran comparables con las del este y el oeste.

Hoy, Beijing se ha transformado totalmente. El este es un distrito de negocios que tiene Guomao como centro. En el oeste están los departamentos e instituciones del gobierno central. En el norte se encuentran muchas universidades y centros educativos, mientras que en el sur, principalmente, se desarrolla la nueva industria cultural: promoción de las costumbres folklóricas, sector del entretenimiento y medios de comunicación.

Las antiguas murallas de la ciudad son reliquias culturales de Beijing que se ven en varios lugares.

Las murallas de color rojo eran un símbolo de la familia real, de ahí que la Ciudad Prohibida sea un complejo arquitectónico de altos muros encarnados, tan hermosos como imponentes, y de tejas amarillas. Desde la dinastía Tang (618 - 907), el color amarillo fue de uso exclusivo de la familia imperial. La gente común, incluso los altos funcionarios y la nobleza, no tenían permitido usar el amarillo en sus edificios. El color rojo es un elemento tradicional de China, símbolo de buenos augurios, riqueza y honor, así como de una vida feliz.

Como antigua capital de seis dinastías, hay en Beijing muchos lugares interesantes y sitios históricos dispersos por toda la ciudad. Es habitual encontrar una vieja mansión en cualquier callejón y descubrir que hay una interesante historia detrás. Para los turistas que viajan a Beijing por primera vez, visitar las famosas construcciones imperiales, como el Palacio Imperial, el Templo del Cielo, el Palacio de Verano y las Tumbas de Ming, es obligatorio. Si, además, desean explorar la rica cultura y la historia de la ciudad, los siguientes sitios son muy recomendables.

DSC01220.JPG

La Ciudad Prohibida en invierno.

 

Historia de Beijing:

Alrededor del siglo XI a.C., a Beijing se la conocía como Yanjing o Yandu. Durante bastante tiempo, el centro político de la antigua China estuvo situado en las planicies centrales, a lo largo del río Amarillo, y Beijing y la cordillera Yanshan, al norte de China, servían como una sólida barrera contra posibles invasiones de los nómadas del norte.

En 1153, la dinastía Jin estableció su capital en Beijing y la llamó Zhongdu (capital central).

En 1271, Kublai Khan fundó la dinastía Yuan, y un año después Yuan estableció la capital en Beijing y la llamó Dadu (gran capital). Por primera vez, Beijing se convirtió en el centro político del país.

En el siglo XIV se fundó la dinastía Ming y la ciudad cambió su nombre por Beiping, que fue sustituido por Beijing en 1403. En 1421, la dinastía Ming trasladó su capital a Beijing y durante casi todos los 500 años siguientes, la ciudad fue la capital de las dinastías Ming y Qing.

La República de China, fundada en 1912, estableció su capital en Beijing, aunque en 1928 la trasladó a Nanjing, recuperando Beijing su antiguo nombre de Beiping. Finalmente, en 1949 se fundó la República Popular China y Beijing recuperó su actual nombre y su condición de capital del país.

La Gran Muralla:

Serpentea a lo largo de 15 provincias y ciudades en el norte de China y es un sistema de defensa militar construido en la antigüedad. Su primera construcción se llevó a cabo hace más de 2.000 años. Hay muchas secciones famosas de la Gran Muralla en Beijing: Badaling, Mutianyu, el Paso Juyong y Gubeikou. La de Mutianyu se encuentra en el distrito de Huairou y ha sido seleccionada como una de los 16 nuevas vistas pintorescas de Beijing. Conecta al oeste con el Paso Juyong y al este con la sección Gubeikou. Hay un tramo de 2.250 metros abierto al público en el que destacan las almenas a ambos lados. Muchos líderes extranjeros, como el ex primer ministro británico John Major o el ex presidente estadounidense Bill Clinton, visitaron la sección Mutianyu de la Gran Muralla.

Templo Lamaísta Yonghe:

Originalmente la mansión del emperador Yongzheng (1678 - 1735), de la dinastía Qing, antes de heredar el trono, es actualmente el mayor templo budista tibetano en la zona urbana de Beijing. Los edificios del patio tienen tejas amarillas y muros rojos, colores exclusivos de la Ciudad Prohibida de los que esta mansión tuvo el privilegio de disfrutar. En 1997, se abrió al público como Museo de las Artes del Budismo Tibetano. En el templo se celebran anualmente varias importantes liturgias religiosas, además de otras rutinarias, como la celebración de actividades religiosas los días 1, 10, 15, y 30 de cada mes del calendario lunar chino.

Templo Tanzhe:

Con más de 1.700 años de historia, el templo Tanzhe es el más antiguo de Beijing, y está situado 30 km al oeste del centro urbano, en la montaña Tanzhe. El templo atrae a un gran número de devotos y para los beijineses es una tradición quemar incienso allí durante el primer día del año nuevo chino. En el recinto del templo se yerguen árboles centenarios y pagodas budistas. Las salas son imponentes, y la distribución de las construcciones del templo refleja perfectamente la estética de la antigua arquitectura china, con su diseño equilibrado y las claras diferencias entre las salas principales y las secundarias. Además, el templo está ubicado en una zona de paisajes naturales, hermosos durante las cuatro estaciones del año.

 

Parque Jingshan:

Está al norte de la Ciudad Prohibida y sirvió de jardín imperial durante las dinastías Ming y Qing. La colina Jingshan fue el punto más alto de la antigua Beijing. El parque es pequeño y está en frente de la puerta Shenwu del Palacio Imperial. El mejor momento para visitarlo es por la tarde. Al subir los escalones el visitante sustituirá el bullicio de la ciudad por paz y tranquilidad y, desde la cima de la colina, disfrutará de unas magníficas vistas de la capital y del Palacio Imperial, en cuyas tejas doradas reverbera la luz del sol. Un mundo completamente diferente en medio de la ciudad.

Puente Lugou:

También llamado Puente de Marco Polo, se encuentra sobre el río Yongding, 15 km al suroeste de Beijing. Es el puente de arcos continuos de piedra más antiguo de Beijing y mide 266,5 metros de largo por 7,5 metros de ancho y se sostiene sobre diez pilares. En los parapetos a ambos lados del puente hay 281 pilares rematados en leones de piedra de diferentes tamaños y en diferentes posturas. En 1937, tuvo lugar allí el conocido como Incidente del Puente de Marco Polo, que de-sencadenó la resistencia a gran escala del pueblo chino contra Japón. En las murallas de Wanping todavía se ven agujeros de bala. Además, en el distrito de Wanping se puede visitar el Museo de la Guerra de Resistencia del Pueblo Chino contra la Agresión Japonesa y el Cementerio de Mártires de la Guerra de Resistencia contra el Japón.

Museo de Folklore de Beijing:

Ubicado en la calle Chaoyangmenwai, fue originalmente el templo Dongyue, un complejo de construcciones de las dinastías Yuan, Ming y Qing. En los años 90 del siglo pasado, el gobierno local invirtió 20 millones de yuanes en su renovación y en 1997 fue establecido oficialmente como Museo de Folklore de Beijing. En el museo los visitantes pueden contemplar una serie de exposiciones sobre las costumbres y artes folklóricas de Beijing, además de participar en una gran variedad de actividades folklóricas si lo visitan durante las fiestas importantes, como la Fiesta de la Primavera, la Fiesta del Bote del Dragón y la Fiesta del Doble Nueve.